Historia

Marta Ortega vestirá de Zara el día de su boda por Jesús MARIÑAS

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Imparable. Así es la empresa coruñesa creada por Amancio Ortega, que ayer inauguró en la herculina Plaza de Lugo una nueva tienda, que supone la número trescientos de todas las sucursales que la marca tiene en el mundo. Y es que no hay quien se le resista a este empresario, incluso después de que rompiera las peras con su mano derecha y presunto heredero comercial de la firma, Juan Carlos Cebrián, un «bon vivant» despierto que hubiera sido buen continuador de tan arrolladora casa multiplicada en diferentes ramas textiles.
Es un asombro mundial lo que ha conseguido Ortega, quien se rinde ante la ternura de su hija Marta, que se parece mucho a él físicamente. Cerca de la Ciudad de Cristal, como fue bautizada por Fernández Flórez –mi primera entrevista seria se la hice a don Wenceslao, que estuvo de lo más generoso–, oriundo del vecino Cecebre, marco de «El bosque animado», se encuentra el pazo de Mariñán, donde el 18 de febrero se casará la súper heredera de los más ricos de Europa con Sergio Álvarez, un prestigioso jinete español. La joven encontró a su media naranja después de aprender el oficio desde lo más abajo, incluso fue vendedora en diferentes establecimientos familiares, por lo que Marta domina a la perfección los entresijos de este fenómeno comercial. Y si no me resulta nuevo que Amancio apadrine el enlace de su niña, sí me sorprende que el traje casamentero no haya sido encargado a ninguna firma rimbombante. Queda demostrado que impera la modestia pese a la gran fortuna familiar. Amancio sembró buena semilla e incluso ahora, relativamente jubilado, no deja de visitar su imperio, donde no duda en compartir mesa con sus colaboradores. Los millones y el éxito no han tocado su modestia. Un gran ejemplo.
Esta actitud también queda demostrada con el hecho de que Marta vaya a vestirse de novia con el primer traje nupcial que diseñe Zara, incrementando así la inagotable oferta de la casa culminada con Zara Home. Marta pondrá la primera piedra a una nueva línea que se ampliará con toda clase de accesorios propios de las novias, e incluso proyectan abrir tiendas especializadas en una rama donde hasta ahora la supremacía española la ostentaban Rosa Clará y Pronovias.
Sólo un centenar de íntimos acudirá a la que podría ser la boda de la década. Evitan lo multitudinario para hacer gala de su prudencia y contención. Eso sí, habrá una gran bandada de prensa en busca de exclusivas, incluso serán seguidos en su luna de miel, que acaso pospongan debido a los compromisos hípicos de Sergio. Tiempo ha que La Coruña no cobijaba un enlace tan significativo.