Palacios asegura que «nunca se debió nada» a los farmacéuticos

MURCIA- La consejera de Sanidad y Política Social, María Ángeles Palacios, indicó ayer que «nunca se les ha debido nada» a las farmacias, y que sólo se produjo en abril de 2011 un retraso en el pago por problemas de tesorería que a principios de mayo quedó resuelto.
Palacios recordó que los pagos se efectúan el día 20 de cada mes y que aquel abril se aplazó hasta el mes de mayo siguiente, al tiempo que rechazó que pueda compararse con la situación que viven los farmacéuticos de Valencia o de Castilla-La Mancha.
En cuanto a las ideas que la Consejería tiene para gastar menos sin mermar la asistencia sanitaria, apuntó el amplio campo que permiten las nuevas tecnologías, y así por ejemplo, que en los centros de salud se hagan las radiografías y que vía Internet sean revisadas por un radiólogo en el hospital, así como la puesta en marcha a pleno rendimiento de la actual Central de Compras. De hecho ésta será la propuesta que la consejera llevará al consejo interterritorial de Sanidad porque su experiencia ha resultado fructífera, con un ahorro de 10 millones de euros en 2011, con concursos en los que la Comunidad logró rebajar hasta el 16 por ciento en el precio de productos farmacéuticos y sanitarios.
Asimismo, la consejera explicó que este sistema de economía de escala supone bajar el coste «porque no es lo mismo comprar cien mil jeringuillas que un millón», y así explicó que el hospital Virgen de la Arrixaca se ha sumado a un nuevo sistema que supondrá «desalojar el almacén» y recibir dos veces al día el reparto de medicamentos desde una Plataforma Logística, lo que se extenderá a los centros de salud y en el futuro incluso a las compras de Política Social.
De igual modo, según Palacios, el Ministerio de Sanidad desea extender a todo el país la idea de la compra centralizada, lo que ya se ha llevado a cabo para las vacunas. Palacios está «totalmente convencida» que el ministerio «pondrá orden» en la disparidad de iniciativas que han salido a la luz en las autonomías a raíz de la crisis y que afectan a sus sistemas sanitarios, ya sea con la intención de cobrar por receta o por gastos de hospitalización, así como del famoso «copago».

Ley de Dependencia
Por otra parte, y respecto a la Ley de Dependencia, la consejera consideró que el Gobierno central tendrá que abordar su evaluación, dejada sin hacer por el anterior Ejecutivo socialista, y que una vez que se conozca, subsanar errores en la aplicación, ya que, según dijo, «no se pueden prometer 200 ayudas si sólo se pueden pagar 100».