Los enfermos disponen de 240 camas hospitalarias menos que en 2005

Griñán dijo que medir la sanidad por índice de camas es «hostelería». El resto de comunidades amplía su oferta.

José Antonio Griñán y la consejera de Salud, María Jesús Montero, en la inauguración de un centro de salud
José Antonio Griñán y la consejera de Salud, María Jesús Montero, en la inauguración de un centro de salud

Ninguna de las 17 comunidades autónomas –ni tampoco Ceuta y Melilla– sigue la estrategia andaluza de ampliar el número de hospitales y, al mismo tiempo, disminuir el número de camas. El caso andaluz no es casual, sino que la consejera de Salud, María Jesús Montero, defiende que la capacidad asistencial no se mide por el número de camas, ya que hay intervenciones que no requieren hospitalización por parte del paciente. O dicho de una forma más clara: «El número de camas es hostelería, no es sanidad», según palabras del propio presidente José Antonio Griñán en el Parlamento. Según el catálogo nacional de hospitales 2010 que elabora el Ministerio de Sanidad y Política Social, Andalucía disponía a 31 de diciembre de 2004 de 22.784 camas hospitalarias y 93 hospitales. Cinco años después, a 31 de diciembre de 2009, el número de camas es de 22.544 y 107 hospitales. Es decir, 240 camas menos y 14 hospitales más.Esta tendencia sólo se da en Andalucía. De hecho, es cierto que hay otras comunidades que han reducido el número de camas hospitalarias en el mismo intervalo de tiempo –Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Extremadura, País Vasco, La Rioja y Melilla–, pero al mismo tiempo disminuyeron centros hospitalarios –País Vasco, con 44, y La Rioja, con 5, mantuvieron el mismo número de hospitales–.Sin embargo, comunidades comparables con Andalucía como Cataluña, Madrid o Valencia no han seguido la política sanitaria andaluza. Los catalanes disponen en cinco años de 2.015 camas más –han pasado de 31.626 plazas hospitalarias a 33.641–. Los pacientes madrileños cuentan en cinco años con 942 camas más –de 20.814 a 21.756–. Y en Valencia el aumento fue aún mayor: de 12.676 han pasado a 13.724 , 1.048 nuevas plazas.El crecimiento de hospitales en Cataluña y Madrid ha sido similar al andaluz: la comunidad que preside Montilla goza de 16 hospitales más –de 194 a 210–; la que preside Esperanza Aguirre tiene nueve más, al pasar de 72 a 81. Valencia conserva los 62 que ya tenía en 2004. Otro dato significativo del número de camas es la dependencia patrimonial. De las 22.784 camas de la comunidad, 4.436 son privadas no benéficas. De hecho, en 2005 sólo había 3.456. Es decir, las camas privadas sí aumentaron en Andalucía, en un número de 980. De hecho, hay más camas de este tipo en la comunidad andaluza que en Madrid, que cuenta con 4.324 plazas de este tipo, pese a la apuesta por la «privatización» que le achacan a Aguirre. Esta estadística se ve acompañada por el número de hospitales de carácter privado no benéfico que hay en cada comunidad: 51 en Andalucía y 32 en Madrid. Esta clasificación la lidera ampliamente Cataluña, donde hay 86 hospitales de este tipo. La comunidad andaluza es la segunda y Valencia, con 23, la cuarta.

 

LA RAZÓN ya desveló las carencias del sistema sanitarioHace menos de un mes, este periódico ya avanzó las dificultades de la sanidad andaluza, con unas infraestructuras y número de profesionales por debajo de la media nacional y europea. De hecho, el número de camas es sólo uno de los problemas de un sistema que se enfrenta a otros más graves: la masificación de los servicios de urgencias, la escasez de plantilla y la deficiente vertebración de la asistencia primaria en una comunidad con más de ocho millones de habitantes. La promesa de las habitaciones individuales de Chaves no se ha cumplido.