El triunfo de la verdad por José CLEMENTE

La Razón
La RazónLa Razón

Todos los planes de ajuste económico presentados por las comunidades autónomas al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) han sido aprobados, excepción hecha del Principado de Asturias, cuyas cuentas no cuadraban a Cascos y por eso convocó las elecciones dos meses después de las generales del 20-N, no cuadraban a socialistas y seguidores de Rosa Diez, ahora aliados en el nuevo Gobierno cántabro, y siguen sin cuadrar por muchos números que le echen al asunto. Y no cuadran a unos y otros porque la terquedad intrínseca de los números debe ser convenientemente engrasada por eso que llamamos «voluntad política», que es donde el Ejecutivo murciano ha puesto la virgulilla de su empeño. Otro caso distinto es el andaluz, que pese a contar con alguna rémora en la arrancada de la reunión fue finalmente aceptado porque obliga a esa comunidad a no salirse del guión ni una coma. El esfuerzo autonómico de las últimas semanas para cumplir con las exigencias de ajuste marcadas por Europa ha sido titánico para muchos territorios, un esfuerzo que bien merece la pena -y así lo han entendido catalanes y andaluces-, para seguir a flote mientras llegan los guardacostas que les pongan a salvo.

Las cuentas presentadas por el gobierno Valcárcel fueron del todo inmaculadas. Ni una sola objeción, pese a que desde el PSRM se castigó durante las últimas semanas el casco del barco para ver si aguantaba o se lograba abrir una vía de agua. Ni siquiera la turbulencia de días atrás en la que algunos medios dimos carta de verosimilitud al fondo de reptiles, sirvió para inmutar al Ejecutivo regional, aunque la procesión fuera por dentro. Bueno, ese también es el papel del buen gobernante, es decir, aguantar con estoicismo espartano los vientos que soplen a sus naves. Pero la paloma se equivocaba, se equivocaba..., como decía el poeta gaditano, porque el trabajo bien hecho no tiene fronteras y, además, siempre acaba reconocido. ¿Qué me dices ahora paloma? ¿Quién engaña a quien paloma? El esfuerzo de la España autonómica por reducir el déficit al 1,5 por ciento marcará un antes y un después en este reino de taifas, entre otras cosas porque nacionalistas y regionalistas van todos cogidos de la mano y, también, porque debe servirnos a todos como un buen precedente a la hora de abordar problemas comunes. Bernal, exhausto por el esfuerzo de estas últimas semanas, habló de llevar a la Asamblea el «placet» recibido para marcar la hoja de ruta de su aplicación en la Región, por eso el día 9 el socialista Alfonso Navarro se adelantaba al indicar que el gobierno Valcárcel no quería debatir el asunto en la Cámara de Cartagena. Ahora habrá que esperar a su asistencia de ese debate plenario para ver cómo se come sus propias palabras, o el donde dije digo, digo Diego.