FC Barcelona

No habrá caso por Julián García Candau

La Razón
La RazónLa Razón

No creo que la norma que se desea imponer al fútbol profesional con el fin de que aquellos clubes que no cumplan con sus obligaciones tributarias desciendan de categoría se aplique. El ministro de Educación, Cultura y Deportes, el ilustre madridista José Ignacio Wert, ha dicho con sensatez que la sociedad española no entendería que los clubes no cumplieran sus obligaciones con Hacienda en el entorno actual de la economía, y resaltó el hecho de que el propio Ministerio con la Secretaría de Estado para el Deporte y la Liga de Fútbol Profesional firmaron el pasado día 25 el protocolo que ha de garantizar los pagos tributarios. El último de los acuerdos entre el Estado y el fútbol viene a ser otro plan de saneamiento y ya existe memoria de lo que fueron los anteriores y en qué quedaron.
Ni el Estado ni los gobiernos autonómicos ni los ayuntamientos, tradicionalmente, pusieron problemas a que dirigentes del fútbol actuasen al margen de la Ley. Nunca ha habido un partido político que haya plantado cara a una remodelación, al aumento de volumetría o a la invasión de la vía pública para levantar una tribuna o similar.

Los políticos tienen muy en consideración los votos de los seguidores de los grandes clubes. Ramón Mendoza dijo en asamblea, al referirse a «La Esquina del Bernabéu» que habían engañado al alcalde, porque se había construido más de lo autorizado. José María Álvarez del Manzano se enfadó y aquí paz y después gloria. Historias parecidas, y mucho más gordas, ha habido en media España.

Posdata. Doble contra sencillo a que no se investigarán los chanchullos de final de Liga. Y hay hasta imágenes de televisión.