Llegan otros nueve ejemplares de primates al santuario de Villena

Nueve ejemplares de primates abandonados o procedentes de particulares que los tenían en una mala situación han llegado al centro de recuperación e investigación "Primadomus"de Villena (Alicante), inaugurado hace casi un año por la naturalista británica Jane Goodall.

Se trata de cuatro primates de la especie 'Macaca nemestrina' (macacos) y cinco más de 'Papio hamadrias', popularmente conocidos como babuinos, que han sido rescatados en Holanda, según ha explicado hoy la directora del santuario de Villena, Olga Martín.

Este recinto ha sido impulsado por la Fundación holandesa para la Acogida de Animales Exóticos Primadomus (AAP) y su puesta en marcha ha contado con la colaboración activa de la reconocida naturalista Jane Goodall, premio Príncipe de Asturias de Investigación en 2003.

La Fundación AAP rescata a estos animales y los resocializa para así reubicarlos en otros centros, donde permanecerán de por vida, como es el caso del recinto de Villena.

Martín ha indicado que los nueve ejemplares que han sido acogidos en el centro de Villena, inaugurado el 24 de noviembre de 2009, "tienen un origen bastante dispar"al proceder de circos, parques zoológicos o, incluso, de "particulares que los tenían como mascota".

Antes de su ingreso en su nuevo hogar, adonde llegaron ayer, estos primates han estado un tiempo en la sede de APP Primadomus en Holanda para someterse a un periodo de cuarentena y posterior socialización.

"Lo más triste es que son animales que normalmente viven en grupo", pero que, en este caso, "han estado aislados durante su vida en circos o con propietarios particulares", razón por la cual necesitan ahora un proceso de socialización para que aprendan a vivir con miembros de su misma especie, según la directora del centro.

El trayecto desde Holanda hasta Alicante ha sido de casi un día y medio, pues "el viaje es algo complejo en términos logísticos: hacía calor y preferíamos parar con más frecuencia para darles de beber y de comer, con la finalidad de mantenerlos hidratados", ha detallado Martín.

Ya en el centro de Villena, los primates pasarán por una fase de adaptación, en un primer momento en las instalaciones interiores. Previsiblemente dentro de cuatro días, los cuidadores les permitirán salir al recinto exterior, de aproximadamente 7.200 metros cuadrados.

Los "huéspedes"recién llegados se suman a los nueve chimpancés que habitan el santuario de Villena desde hace casi un año después de haber vivido semejantes "experiencias"amargas.

Martín ha expresado que en un futuro quieren que la sede de Villena se convierta también en un centro de rescate para los macacos de berbería que son abandonados en Francia y España, con el cometido de socializarlos de nuevo en sus instalaciones y reubicarlos luego en zoológicos.

"Se trata de desempeñar la misma tarea que hacen en Holanda, ya que las autoridades francesas y españolas no tienen demasiados recursos para afrontar estas situaciones", ha apuntado.

Muchos de esos macacos provienen de Ceuta y, tras pasar el Estrecho de Gibraltar de "manera clandestina y con gran facilidad", acaban "siendo vendidos como mascotas hasta que la gente se da cuenta de que no es muy buena idea tenerlos como animal de compañía"y los abandona, según Martín.