El PP valenciano toma la iniciativa y designa ya a Camps candidato

El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, comunicó ayer por la mañana a Mariano Rajoy que el comité electoral regional le iba a designar por la tarde candidato a las próximas autonómicas.

Camps, hoy, en un encuentro con los miembros de la Mesa de Turismo
Camps, hoy, en un encuentro con los miembros de la Mesa de Turismo

Camps justificó su decisión en las instrucciones generales dadas en la Convención de Sevilla para que todas las organizaciones regionales fueran convocando sus órganos electorales para elevar sus propuestas a Madrid.

Por tanto, su nominación regional se produce con la «aquiescencia» de la dirección nacional, según fuentes oficiales, aunque oficiosamente Génova aclara que hubiera preferido que el líder valenciano esperase antes de mover ficha. Recuerda, asimismo, que la última decisión, en este caso como en cualquier otro, la tiene el Comité Electoral Nacional. Génova también precisó ayer tarde que la decisión de Camps no altera su agenda, por lo que mantiene sin fecha su nominación a la espera de ver cómo evolucionan los acontecimientos –como tope están los días 4 y 5 de marzo, cuando el PP hará la foto de familia a todos sus candidatos en una convención en Palma de Mallorca–.

Esta semana, sin embargo, sí se reunirá el Comité Electoral Nacional para designar a María Dolores de Cospedal candidata a la Junta de Castilla-La Mancha, así como para aprobar la nominación de algunos alcaldes.

La estrategia de seguir midiendo los tiempos en el caso valenciano no es incompatible con un discurso oficial que continúa sosteniéndose en un sonoro cierre de filas con el líder valenciano, después de que la Fiscalía Anticorrupción formalizase el pasado viernes su acusación de «cohecho pasivo continuado» en el llamado «caso de los trajes».

Ayer ese apoyo se verbalizó utilizando palabras mayores, ya que tras la reunión de «maitines» la secretaria general llegó a calificar de «ataque político en toda regla» el procedimiento judicial abierto contra Camps. El PP justifica tan rotunda acusación en la queja de la «doble vara de medir» de la Fiscalía. Es decir, que Génova critica que actúe contra Camps, pese a la «trascendencia real» del supuesto delito de cohecho impropio, mientras que permanece «impasible» en las supuestas irregularidades de los ERE en Andalucía. La información que ha llegado al PP apunta que la decisión sobre la apertura de juicio oral no se conocerá hasta finales de marzo. Cierto es que en Génova no se atreven a descartar por completo la hipótesis de que ese nuevo escenario obligue a cambiar el paso, aunque «hoy todo lleva a pensar que nada va a cambiar». La pelota estará en el tejado de Rajoy, para quien Camps sigue siendo hoy su «mejor candidato».


Las razones de la defensa
- El PP argumenta que la acusación de la Fiscalía Anticorrupción contra el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, sólo se sustenta en las declaraciones del sastre José Tomás porque el resto es exculpatorio, por ejemplo, los informes de la Agencia Tributaria.
- Génova está convencida de que este caso no pasará factura al Partido Popular en los comicios autonómicos de mayo porque, a su entender, los ciudadanos no entienden que por unos pocos trajes la Fiscalía haya pedido una multa de 41.250 euros, mientras ignora otros escándalos mayores como el de Mercasevilla.
- La dirección nacional también cree que la mayoría de los valencianos percibe que detrás hay un «ataque político» contra Camps «para desgastarle».