Surtido de fin de semana

La Razón
La RazónLa Razón

La bandeja informativa del fin de semana es variada, decir que además es rica sería casi de zombie, tan de moda últimamente. Es imposible sustraerse al salvajismo del linchamiento de Gadafi, digno del mejor cine gore, ya se sabe que en este género cuanto peor, mejor. Estoy totalmente de acuerdo con el artículo de Alfonso Ussía en La Razón: los países puros y democráticos de la fuerza internacional no tenían mayor interés en que fuese un tribunal el que juzgara las atrocidades del esperpéntico dictador libio. Había regalado demasiado dinero, había hecho demasiados favores a partidos, sindicatos y dirigentes occidentales, como para que fuera cómodo sentarlo en un tribunal. Otra vez me he vuelto trascendente y no es lo mío, así que sigo con el surtido. Mientras Tamara Falcó, Carmen Lomana, Ana Obregón y otras «superpirulis» remaban por el Guadalquivir, «jugando a remediar», que decía Cecilia en una de sus grandes canciones. Un joven que remaba a favor del viento de la gloria, se consagró como un nuevo dios del olimpo futbolístico, Javi Varas, que lo paró todo frente al equipo más poderoso de los últimos tiempos, el Barça, que gracias a Guardiola y no a los políticos se ha convertido en mucho más que un equipo. Esta semana, como en casi todas las últimas, la Duquesa de Alba será protagonista. Tendrá dos citas en el Alcázar sevillano, que hay que recordar que es el palacio real más antiguo de Europa. Mañana será presentado oficialmente su libro autobiográfico, que por cierto ya se ha agotado la primera edición. El viernes en el mismo escenario, entregará el premio Escaparate de Sevilla a la baronesa Thyssen, gentileza de coleccionista a coleccionista. No es la primera vez que coinciden las dos en un premio, hace años, la Duquesa entregó a Tita, recién casada con el barón, el título de Lady España que ella había ostentado. Para rematar la semana, asistirá a la boda del hijo de unos queridos amigos sevillanos.