China: oportunidad y mercado

Tambores, platillos, dragones... El polígono industrial de Cobo Calleja, en Fuenlabrada, se vistió ayer de largo para recibir a las autoridades, embajador de China en España incluido, que dieron por inaugurada su ampliación.

El ministro de Fomento, José Blanco (2i), que hoy inauguró el minipolígono Plaza Oriente en la localidad madrileña de Fuenlabrada, corta la cinta inaugural acompañado del director del centro, Ly Rulong.
El ministro de Fomento, José Blanco (2i), que hoy inauguró el minipolígono Plaza Oriente en la localidad madrileña de Fuenlabrada, corta la cinta inaugural acompañado del director del centro, Ly Rulong.

El proyecto «Plaza de Oriente» esperó hasta las doce y 18 minutos para oficializar su apertura, una hora en absoluto elegida al azar ya que los dos empresarios chinos que han invertido su capital en este proyecto quisieron que el «nacimiento» del nuevo Cobo Calleja tuviera relación con el número 8, el de la fortuna en la cultura China.

«Plaza de Oriente», como todo lo que tiene que ver con el gigante asiático, maneja cifras de vértigo: la ampliación ha costado hasta el momento 43 millones de euros, una cantidad que se verá ampliada en los dos próximos años en veinte millones más por inversores chinos y prevé la inmediata creación de más de 320 puestos de trabajo directos y 200 más indirectos. A largo plazo el número de empleos en este área superará el millar.

Intercambio de productos

Para 2013, la fecha en la que se espera que Cobo Calleja sea ya una auténtica China Town madrileña, en Fuenlabrada habrá una miniciudad asiática en la que se podrá encontrar no sólo todo tipo de productos importados (que son precisamente los que han hecho famoso a este enclave comercial) sino que, además, aseguraron los creadores del proyecto, pretende convertirse también en un espacio para que los españoles puedan ofrecer sus mercancías a los asiáticos que visiten la Comunidad de Madrid para hacer negocios. Como muestra de ello en el «bautismo» de «Plaza de Oriente» se brindó con vino madrileño. Se espera que las nuevas infraestructuras reporten un beneficio para la región de 570.000 millones de euros a largo plazo.

Cobo Calleja será, según explicó ayer en las nuevas instalaciones el Ministro de Fomento, José Blanco, un ejemplo globalización. «China es una oportunidad para España, y España debe ser una oportunidad para China, es el país dónde más están creciendo nuestras exportaciones», aseguró el titular de Obras.

La inversión, que ha permitido «rejuvenecer» un polígono ya antiguo, ha supuesto también un importante empujón para Fuenlabrada. Ayer el alcalde de la localidad, Manuel Robles, ponía al nuevo centro comercial como ejemplo de que «los empresarios chinos no entienden la crisis como un problema sino como una oportunidad para buscar resultados más alentadores».