Adoptar a los que más lo necesitan los niños especiales

Todos los niños desean un hogar, pero no todos tienen las posibilidad de conseguirlo. No hace falta salir de España, ni tampoco de la Comunitat, para poder encontrar a menores sin familia que necesitan sentirse acogidos. Muchos son aquellos valencianos que desean hacer de padres adoptivos, pero la cosa se complica cuando los pequeños y no tan pequeños tienen unas circunstancias especiales.

El conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré, en su visita al centro de menores Santa Ana
El conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré, en su visita al centro de menores Santa Ana

Estas características específicas van desde ser mayores de seis años, pertenecer a un grupo de hermanos o ser de etnia distinta, hasta ser menores con deficiencias psíquicas, físicas y sensoriales. También hay niños que presentan enfermedades como microcefalia, fibrosis quística, displasia pulmonar, encefalopatía y cáncer entre otras dolencias. En la Comunitat, son 29 los que se encuentran en la situación jurídica de ser adoptados y que por estas peculiaridades no han encontrado una familia.

Es una cifra que entra dentro de la normalidad, puesto que muchos son los padres que no se sienten preparados para afrontar estos problemas. Una de las técnicas de la dirección territorial de adopciones, Beatriz Piquer, explica que son muchos los que buscan adoptar a un niño en circunstancias normales, mientras que éstos siguen sin ser acogidos.

Cada pequeño es un mundo por la diversidad de condiciones que éstos presentan. La adopción, según comenta Piquer, se valora en función del niño. Depende de características, carencias y problemáticas particulares y de que los padres estén preparados. «Muchas familias no son capaces de asimilar su enfermedad», apunta la directora del Menor, Carolina Martínez. No solo basta con darles de comer, hay que atenderles emocionalmente.

No obstante, la satisfacción de quien realiza estas tareas es alta. Durante el primer semestre del año se produjeron diez adopciones de este tipo. «Gracias a las campañas que estamos realizando, 717 menores han sido acogidos desde el año 2002», afirma la directora general del Menor.

Grandes carencias afectivas

Uno de los problemas que dificultan la adopción de los niños son sus carencias afectivas durante su primera infancia. Según Piquer, son menores con recuerdos y vivencias que necesitan ser integrados en un hogar. «Son niños que desean ser queridos», asegura Martínez. En muchas ocasiones, también pueden permanecer en contacto con miembros de su familia de origen, lo que puede ser una dificultad para los padres.

En una visita al convento de Santa Ana, donde se hospedan algunos de estos niños, el conseller de Justicia y Bienestar Social, Jorge Cabré comentaba «es admirable la voluntariedad y entrega que demuestran estas familias que con su meditada decisión, han conseguido dar un hogar a niños que lo tenían muy difícil».