España saldría perjudicada si sale el acuerdo UE-Mercosur

Sarkozy se opone al acuerdo pues dañará los intereses del sector agrario europeo, sobre todo del francés.

.
.

Los sectores españoles de vacuno de carne, porcino, pollos y los cereales podrían resultar muy perjudicados si se firma un acuerdo de Libre Comercio o de Asociación entre la Unión Europea y los países miembros de Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay). Eso es lo que se desprende de los informes que maneja la Comisión Europea y de los análisis realizados por las organizaciones agrarias y cooperativas comunitarias, tras conocerse la semana pasada que el Colegio de Comisarios, con el destacado impulso de la presidencia española del Consejo de Ministros, había decidido reanudar las negociaciones con Mercosur para conseguir ese objetivo. Los contactos entre ambas partes estaban suspendidos desde 2004.El Gobierno de Madrid ha intensificado durante los últimos meses sus gestiones ante las autoridades de Bruselas para resucitar este proceso negociador con el fin de presentar este logro la próxima semana, durante la Cumbre UE-Latinoamérica, que se celebrará en la capital española. A este asunto ha dedicado especial atención la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Por otro lado, cuando se tomó la decisión por parte de la Comisión Europea, hubo tres comisarios que formularon reservas por escrito, entre ellos el de Agricultura y Desarrollo Rural, Dacian Ciolos, y el francés Michel Barnier. Mientras tanto, desde París, el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, y el ejecutivo galo han mostrado su abierta oposición, ya que el futuro acuerdo perjudicará gravemente los intereses del sector agrario europeo en su conjunto y especialmente el francés.Para que este proceso negociador culmine con éxito, los miembros del Mercosur deben mejorar el acceso a su mercado de los bienes industriales y los servicios de las empresas de la UE. A cambio reclaman más facilidades para exportar al mercado comunitario sus productos agrarios, especialmente los cereales, las oleaginosas, las carnes de vacuno y porcino y los productos avícolas.