Álvaro Siza toma Ceuta

El centro de Ceuta cambia, se actualiza, moldea su perfil. En medio del complejo tradicional de edificios señoriales y modernistas surgidos a principios del siglo XX, años emergentes para la ciudad autónoma, se alza ahora un nuevo emblema de la pujanza ceutí: el Gran Teatro Auditorium Revellín.

El arquitecto Álvaro Siza,  reconocido allá donde va, valoró desde el primer momento el diseño del complejo ceutí como un reto de primer orden. «Ceuta me ha dado una oportunidad única», señala Siza, para quien «el proyecto era especial porque no se tratab
El arquitecto Álvaro Siza, reconocido allá donde va, valoró desde el primer momento el diseño del complejo ceutí como un reto de primer orden. «Ceuta me ha dado una oportunidad única», señala Siza, para quien «el proyecto era especial porque no se tratab

El portugués Álvaro Siza (Oporto, 1933), premio Pritzker en 1992, ha sido el encargado de levantar un espectacular complejo arquitectónico que dotará de nueva vida al calendario cultural del país.

Cinco edificios, con 25.000 metros cuadrados construidos, se articulan en torno a una gran plaza pública que conecta con las calles comerciales y turísticas de la Ceuta histórica del Revellín. Este espacio hunde sus raíces en la ciudad portuguesa del siglo XVI, en la que el Revellín era la construcción defensiva que protegía la entrada a este enclave. Cerrando el círculo histórico, un portugués universal –autor, entre otros, de la Schlesisches tor Housing de Berlín, el Centro Galego de Arte Contemporáneo de Santiago y el Paraninfo de la Universidad del País Vasco– dibuja el nuevo perfil del Revellín, en el que destaca el Teatro Auditorium.

De exterior conceptual, con formas curvas, e interior vanguardista, acoge un escenario de 26 metros de profundidad, 12 de ancho y 22 de alto, con una acústica impecable. Daniel Cummings, célebre ingeniero acústico, ha aportado una gran concha de diseño confeccionada «ex profeso» para el edificio.

El espacio presenta múltiples funciones. La sala, dotada con cabinas de traducción, es también un centro de congresos y conferencias. La zona de ensayo, de 380 metros cuadrados, puede convertirseo en una sala de conferencias con capacidad para 250 personas, a lo que se añade también una galería de casi 400 metros cuadrados de uso polivalente. «No cabe duda de que este complejo nos abre nuevas posibilidades, y una es ésta, el turismo de incentivos eventos y congresos, que estamos comenzado a potenciar y que más allá de sus características posee un valor añadido: su autor, Álvaro Siza», asegura el consejero de Economía, Empleo y Turismo del Gobierno de Ceuta, Guillermo Martínez.

El edificio del auditorio conecta con otro anexo a través del escenario, de una escalera y de un ascensor. Este espacio alberga camerinos, una sala de vigilancia y una zona administrativa. Al lado, y cerca del Museo del Revellín, se encuentra otro de los inmuebles punteros del complejo: el Conservatorio de la Ciudad, donde sus casi 200 alumnos disfrutan de su excepcional acústica. Otras dos construcciones más, de titularidad privada y que conforman el 15 por ciento del complejo, completan la oferta junto a un aparcamiento subterráneo con capacidad para 185 vehículos.

Acústica «de lujo»

Un total de 650 espectadores abarrotaron el pasado jueves el auditorio para asistir al concierto benéfico inaugural que puso sobre el escenario a los mismos protagonistas de la actuación con la que el Papa Benedicto XVI celebró en el Vaticano –en diciembre de 2008 y ante 8.000 invitados– el 60 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos: la Orquesta Filarmónica de Fráncfort y la directora Inma Shara. «Es un lujo», confesó la batuta, celebrando la acústica y las condiciones del recinto. Shara, discípula de maestros como Metha y Sir Colin Davis, y que ha dirigido a las mejores orquestas, como la Filarmónica de Viena, la Sinfónica de Israel o la London Royal Philarmonic, manifestó su satisfacción por el gran espectáculo vivido en Ceuta, que se emitirá en La 2 de Televisión Española el próximo 19 de marzo.