Pantoja: maldito parné

La tonadillera ha firmado un acuerdo con Telecinco y podría cobrar hasta un millón de euros. Pero añade una cláusula: no podrá demandar a la cadena

Pantoja: maldito parné
Pantoja: maldito parné

Parece que a Telecinco se le están acabando las balas y han decidido tirar de la recámara de otras cadenas, atrayendo a golpe de talonario a profesionales ya consagrados, lo que hace la mitad del mérito, y a viejas glorias que siempre tienen su público. Alrededor del último programa de «Supervivientes» hubo muchas dudas. Después de la intervención de Isabel Pantoja, que se tradujo en el minuto de oro con casi 6 millones de espectadores en el reencuentro con su hijo, Mediaset España envió una nota de prensa donde ratificaba que durante el programa habían llegado a un acuerdo. «Isabel Pantoja volvió a demostrar que por sus venas corre sangre de artista, se comenzó a fraguar una relación que se ha rubricado en un acuerdo de colaboración que la vinculará a la cadena con varios proyectos», explicaba la nota.

Un trabajo para Paquirrín
Después hemos sabido que a Telecinco la tonadillera le puede salir bastante cara. Según la revista «¡Qué me dices!», la cadena estaría dispuesta a pagar un millón de euros a Pantoja para una serie de intervenciones, pero siempre bajo unas condiciones. El acuerdo que sirve para «firmar la paz» «incluye un número fijo de actuaciones en un periodo de tiempo cerrado, quizá de un año», asegura la publicación. Las aportaciones de Isabel incluirían probablemente desde un libro hasta un biopic que ella misma supervisaría; también podría ser jurado de algún reality de la cadena. Incluso su hijo Kiko formaría parte de este acuerdo, aunque con el caché por separado.

El plato fuerte del contrato sería que habrían acordado cesar las demandas entre ambas partes. Con el acuerdo de adiós a las demandas, Pantoja no sale perdiendo ya que, según la periodista Pepa Giménez, «ella sabe muy bien lo que hace y por qué lo hace. Siempre ha estado muy bien asesorada». Recordemos que la deuda acumulada de Telecinco por varias denuncias asciende a 1,5 millones de euros, en condenas en los últimos cuatro años. La propia Isabel Pantoja fue indemnizada por la cadena con 60.000 euros por haber cuestionado su sexualidad en 2010, en el programa del «tomate» que conducía Jorge Javier Vázquez, y con 150.000 a Kiko Rivera por injuriarle llamándole «enfermo mental, drogadicto y maltratador».

Por este motivo no se entiende muy bien este cambio de tercio de Pantoja. En opinión de Giménez: «Me parece fortísimo, no pensé en la vida que eso pudiera pasar». Según sostiene, «está claro que para Isabel es muy importante el dinero. Me parece mucho, pero claro si ahora viene la "Operación Malaya"lo necesita. Ya que va a perder la dignidad, por lo menos que sea por mucho dinero». La pregunta que se hace es la que todo el mundo tiene en la cabeza: «¿Tiene la dignidad un precio?, para Isabel Pantoja parece que sí». Como dijo María José
Campanario "por dinero, baila o ladra el perro''».

Sin embargo, la también periodista Chelo García Cortés opina que «por supuesto que habrá una colaboración. Hizo lo de la isla y claro que había conversaciones y negociaciones con Isabel». Desde su propia experiencia «todos queremos una entrevista con ella», algo que ha creado expectación porque «lleva 26 años callada, pero contestando a todo». Chelo le ofrecería un especial y una entrevista «que da para más de una hora». En cuanto al precio no le parece una exageración. «Estuvo un año negociando con otra cadena, y ya se le ofrecía ese dinero, así que no me extraña. Pero permíteme que dude de una colaboración».

El cambio de chaqueta
Precisamente en el ojo del huracán está García Cortés, que supuestamente habría actuado de mediadora después de llevar años defendiendo la figura de Pantoja desde Antena 3, y que ahora ha fichado por Telecinco tras 13 años trabajando para la competencia. Chelo aclaró a LA RAZÓN que «me hicieron la oferta en verano del año pasado. Teóricamente estaba ligada hasta el 31 diciembre de este año con Antena 3. Siguieron insitiendo, hablé con la productora Cuarzo y liberamos mi contrato. Normalmente la gente cambia de ciclo cada 7 años, yo a los 13». Dice irse con mucha pena y cariño hacia sus compañeros y sin miedo a lo que se va a encontrar en los programas de Jordi González y Jorge Javier. Pero sí que entiende que, con su marcha, «no queda nadie que defienda a Isabel». Reconoce que «yo fui intermediaria la otra vez, pero no con Telecinco». «¿Qué Isabel y yo llevamos vidas paralelas?, lo prefiero a llevarla a la de Aída Nizar», conluyó.

A pesar de todo esto, el supuesto millón de euros está muy lejos de la cantidad que Pantoja necesita abonar, en su imputación en el «caso Malaya». Antes del juicio que todavía no tiene fecha, deberá pagar por decisión judicial, 3,6 millones de euros en concepto de fianza, ya que está acusada de blanquear 1,84 millones. Isabel tiene que paliar su poco éxito profesional en el momento. Según su página web, tan sólo tiene tres conciertos, el 15 de julio en Algeciras, 19 de agosto en Ciudad Real y en Cádiz el 20 de agosto, y «cada año menos», recalca Pepa Giménez.

Los interrogantes se amontonan en el futuro de la televisión, con tanto movimiento a base de dinero para llenar la parrilla. Para Pepa Giménez lo interesante sería preguntarse «¿seguirá sentándose Julián Muñoz en Telecinco?».


La mala praxis pasa factura
- 270.000 euros a Pepe Navarro. El presentador de «Cruzamos el Missisipi» interpuso una condena contra Telecinco por intromisión en el «derecho al honor y a la intimidad».
- 180.000 euros a José María Aznar y Ana Botella. La jueza María Elena Garde García fijó una indemnización de 90.000 para cada uno de los cónyuges en concepto de «los daños morales causados», después de que la cadena hablase de una supuesta separación.
- 150.000 euros a Kiko Rivera.
El hijo de Isabel Pantoja recibió una compensación económica por injuria, después de que lo definieran como «enfermo mental, dogradicto y maltratador».
- 100.000 euros a los herederos de Félix Rodríguez de la Fuente.
Los familiares del prestigiososo naturalista denunciaron a la cadena de Fuerncarral y a la productora de «Aquí hay tomate» por cuestionar la profesionalidad del ya fallecido Rodríguez de la Fuente.
- 90.000 euros a la Duquesa. Cayetana de Alba consiguió la confirmación del Supremo a la demanda que había interpuesto contra Telecinco por hablar de un supuesto romance que la Duquesa habría mantenido con Antonio «El Bailarín» mientras estaba casada.