Evo Morales subió durante la Navidad al santuario inca de Machu Picchu

El presidente de Bolivia, Evo Morales, subió hoy la montaña del santuario inca de Machu Picchu, junto a sus dos hijos y la comitiva que lo acompaña, durante su cuarto día de visita privada en la región peruana de Cuzco.

Según la agencia estatal Andina, Morales recorrió en unos 25 minutos el camino de difícil acceso hacia la cima de la montaña Huayna Picchu, que domina el entorno de la ciudadela, trayecto que usualmente toma una hora.

Durante su caminata, el gobernante boliviano pudo apreciar recintos sagrados y terrazas enclavadas al borde de un precipicio.

Morales llegó el sábado a la ciudadela inca y después de una caminata por sus atractivos, donde se tomó fotos con el entorno y con varios turistas que lo reconocieron, dijo haber quedado sorprendido por su belleza.

"(Machu Picchu) ha sido un centro de rebelión, tiene paisajes hermosos, representa la cultura andina y latinoamericana. Estoy sorprendido", expresó Morales a Andina.

En su primer día de recorrido por Machu Picchu, el principal atractivo turístico de Perú, Morales no pudo ascender el Huayna Picchu por lo avanzado de la hora, por lo que se animó a hacerlo hoy.

El mandatario reveló que al principio quería que su visita pasara desapercibida, pero indicó que ha disfrutado de la acogida que le han dado y que piensa volver a pasar la Navidad en esa región peruana.

Morales ha recibido distinciones como huésped ilustre en varias localidades y obsequios como una vara de mando de las comunidades locales.

El jueves Morales llegó a la ciudad de Cuzco y se reunió con su homólogo peruano, Ollanta Humala, con quien después de suscribir una declaración bilateral, disputó un partido de fútbol sala.

En el segundo día de su visita, Morales recorrió atractivos como la fortaleza de Sacsayhuamán y parte del circuito del Valle Sagrado.

El presidente boliviano tiene planeado retornar a su país el lunes.