París propone una cumbre urgente para hablar del futuro del país

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, propuso hoy acoger en París un encuentro del grupo de contacto sobre Libia la semana próxima, al tiempo que confirmó que los rebeldes controlan "lo esencial"del país y de la capital. Además, un portavoz del Ministerio de Exteriores chino ha asegurado que su país está preparado para participar en la reconstruccion de Libia.

"Francia propone una reunión extraordinaria del grupo de contacto al más alto nivel la semana próxima en París", aseguró Juppé ante la prensa, sin precisar la fecha exacta del encuentro. De producirse, sería un encuentro extraordinario que tendría lugar antes del programado para septiembre en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, del que Francia ha asegurado en anteriores ocasiones que será la ocasión para abordar de nuevo con el Consejo Nacional libio de Transición la cuestión de la solución política.

El ministro confirmó que la situación en el país magrebí está "cambiando"y lanzó un llamamiento a los últimos partidarios del líder, Muamar Gadafi, para que abandonen las armas. Juppé indicó que "hay que ser prudentes"porque "los combates no han terminado", pero aseguró que "no hay futuro posible para el régimen libio"cuyos "días están contados".

El ministro dijo que desconocía el paradero de Gadafi. "No tenemos certidumbre sobre la situación física del coronel, si está en Trípoli, si ha abandonado la ciudad, es un punto que no puede ser precisado", dijo. Pero confirmó que uno de sus hijos "ha sido arrestado y es objeto de una investigación del Tribunal Penal Internacional (CPI)", lo que interpretó como un final para el régimen.

"Se acabó. Ahora hay que detener los combates para salvar vidas humanas", aseguró.
"Corresponde ahora a los libios elegir su futuro y construir una democracia", aseguró el jefe de la diplomacia gala. Juppé no ocultó su "satisfacción"por el avance de los rebeldes en el país y aseguró que justifica los esfuerzos de la comunidad internacional y, en particular, de Francia, que ha liderado los ataques de la OTAN al régimen de Gadafi.

"Francia corrió riesgos calculados. La causa era justa", afirmó el ministro. Por su parte, el responsable de la cartera de Defensa, Gérard Longuet, precisó que son los libios quienes tienen que decidir si el coronel deberá comparecer ante un tribunal internacional o si será presentado ante la Justicia local.

"Dejamos a los libios tomar esa decisión. La dimensión local no la voy a juzgar. Nosotros estamos preocupados por la dimensión internacional. Gadafi ha sido el instigador de atentados particularmente mortales y deberá rendir cuentas", indicó Longuet a la emisora francesa France Info.