Los padres de Marta ratifican que el «Cuco» la violó y mató al estar «obsesionado»

La Fiscalía de Sevilla y la abogada de los padres de Marta del Castillo han ratificado este martes los cargos contra el menor conocido como el 'Cuco', acusado de violar y asesinar a la joven, y han elevado a definitiva su petición de seis años de internamiento en un centro cerrado para el procesado, según han informado a los periodistas fuentes cercanas al caso.

La abogada de los padres de Marta del Castillo ha ratificado este viernes los cargos contra el menor conocido como el 'Cuco' y lo ha acusado de violar y asesinar a la joven tras estrangularla con un cable de alargadera, argumentando que el procesado estaba "obsesionado"y "enamorado"de Marta y "quería lo mismo que Miguel", que había mantenido una relación con la víctima.

Durante un receso en la última jornada del juicio que se sigue contra el menor acusado, la letrada de la familia, Inmaculada Torres, ha explicado que en su informe ha mantenido la acusación contra el menor por dos delitos de violación, uno de asesinato y un último de profanación de cadáveres, añadiendo que la Fiscalía ha realizado "el mismo"relato de hechos que la acusación particular.

De este modo, ha indicado que el día de los hechos Marta "no tenía intención de salir", pero el 'Cuco' la "convenció para quedar"en la tarde del día 24 de enero, quedando ellos dos con Miguel Carcaño en el piso de este en León XIII "para recoger unos CD". Una vez allí, el menor y Miguel "tomaron cubatas y porros, y en un momento dado se desencadenó la agresión a Marta". "Empezó Miguel, se unió el menor, la violaron, la mataron y después se pusieron en contacto con Samuel para deshacerse del cuerpo", ha añadido.

Al hilo de ello, la letrada ha precisado que "no hubo un móvil"concreto, sino que "estaban borrachos y habían tomado porros, e incluso el 'Cuco' llegó al 'botellón' de Santa Clara borracho y diciéndole a un amigo que estaba 'morao'", aunque ha opinado que los hechos "se desencadenaron porque el menor quería hacer lo mismo que Miguel, estaba obsesionado y enamorado de Marta, e incluso le dijo a un amigo que había salido con ella durante seis meses, cuando eso es falso".

Respecto a la hora del crimen, ha considerado que se produjo entre las 20,30 y las 21,30 horas del día 24 de enero, pues incluso el menor, según algunos testigos, "llegó en torno a las 22,00 horas al 'botellón' de Santa Clara, en un recorrido en el que fue buscando una coartada". Respecto a la desaparición del cuerpo, ha defendido que se habría producido a partir de las 2,00 horas del día 25 de enero de 2009.

La desaparición, sobre las dos de la mañana
Así, ha especificado que fue el menor acusado quien llamó a Samuel desde una cabina telefónica "y quedaron a las 2,30 horas en su casa, cogieron el coche de la madre y sacaron el cuerpo envuelto utilizando una silla de ruedas".

"Queda la incógnita de dónde tiraron el cuerpo, si al contenedor o al coche, pero nadie vio tirar el bulto en el contenedor", por lo que se ha preguntado""si el coche no estaba aparcado detrás y metieron el cuerpo, pues hay que recordar que en la puerta trasera izquierda había restos de sangre".

Igualmente ha tildado de "curioso"que haya determinadas franjas horarias en que, según las antenas repetidoras de telefonía móvil, "ni Samuel ni Miguel ni el menor reciben o hacen llamadas", al tiempo que se ha referido al papel desempeñado esa noche por Francisco Javier Delgado y su novia María García, quienes "ayudaron a hacer desaparecer el cuerpo, Francisco para ayudar a su hermano y María para ayudar a su novio".

Tras opinar que los acusados hicieron desaparecer el cuerpo "para que ningún forense pueda decir qué es lo se le hizo al cuerpo", la abogada ha considerado que los hechos han quedado "totalmente acreditados", subrayando que la posible pena que se le podría imponer al menor de seis años de internamiento en un centro cerrado "es absurda y ridícula en relación a la gravedad de los hechos", ya que va a estar en un centro cerrado "donde le van a enseñar una profesión y le van a dar oportunidades que no iba a tener fuera". "Me parece ridícula esa medida, pues seis años de internamiento, además, no le van a devolver a los padres a Marta", ha sentenciado.