Villa la fábrica de goles

Llegó a Suráfrica con un contrato firmado con el Barcelona debajo del brazo y dispuesto a demostrar a Del Bosque que el gol es su razón de vivir. Y así ha sido. David, 29 años dentro de unos meses, ya tiene el reconocimiento mundial.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Llegó a Suráfrica con un contrato firmado con el Barcelona debajo del brazo y dispuesto a demostrar a Del Bosque que el gol es su razón de vivir. Y así ha sido. David, 29 años dentro de unos meses, ya tiene el reconocimiento mundial. Cosa, con la que quizá no soñaba cuando comenzó a darle patas a un balón en su Tuilla natal, en la comarca de Langreo, donde la minería es el «modus vivendi». «Si el fútbol no me hubiera dado esta oportunidad, ahora estaría en la mina», ha dicho siempre. Sin embargo, entre el carbón creció un gran futbolista al que llamaron «El Guaje» y al que un día rechazó el Oviedo porque con nueve años su estatura no era la adecuada para jugar con los «carbayones». David recaló en el Unión Popular de Langreo. Para entonces ya pegaba a la pelota con las dos piernas y el motivo de su polivalencia lo tiene su progénitor, Juan Manuel. Siendo un niño se fracturó el fémur de la pierna derecha y su padre se empeñó en que se ejercitara con la izquierda. Mareo fue su siguiente destino. Con diecisiete años aterrizó en la escuela del Sporting y allí comenzó a darse cuenta de que podría ser profesional. En dos años marcó 38 goles, en 78 partidos y los cazadores de talentos ya le habían controlado.Fue ofrecido al Atlético, al Madrid, al Valencia, que amagaron, pero no dieron y fue el Zaragoza el que más apretó. Allí no defraudó. Con el equipo aragonés llegó su primer título: la final de Copa que ganaron al Madrid en Montjuïc. Luego se sumó la Supercopa ante el Valencia, que meses después pagaría su cláusula de rescisión de 12 millones. No se equivocaron los técnicos valencianistas porque Villa es una fabrica de goles y siguió marcando para el equipo de Mestalla.Para entonces Luis Aragonés, seleccionador nacional, ya tenía informes de sus cualidades y pese a que Raúl, Morientes y Torres estaban en candelero David debutó con «La Roja» y estuvo en el Mundial de Alemania, donde marcó tres goles. Había debutado en febrero de 2005 en Almería ante San Marino con dos tantos. Y desde ese día, a base de goles, se ha labrado un presente espectacular. Dentro de poco superará al mítico Raúl González como máximo goleador español.