Principio de acuerdo para evitar la bancarrota en Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha anunciado que los líderes de los partidos Demócrata y Republicano han alcanzado un acuerdo sobre el límite de la deuda para reducir el déficit y evitar que el país entre en suspensión de pagos. Obama ha señalado que el acuerdo supondrá un recorte de gasto de cerca de 1.000 billones de dólares (696 billones de euros) en los próximos diez años.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una reciente intervención
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en una reciente intervención

En este sentido, ha señalado que los recortes de gasto incluidos en el acuerdo no se van a implementar muy rápidamente para evitar que afecten a la ya frágil situación que atraviesa la economía estadounidense. En su intervención, Obama ha asegurado que hará un estudio detallado sobre los puntos de la reducción del déficit en los próximos meses.
Asimismo, el mandatario estadounidense ha solicitado a los republicanos y a los demócratas que "hagan lo correcto"y apoyen la propuesta de compromiso para elevar el techo de deuda.

REACCIONES DE LOS LIDERES DEL CONGRESO
El líder del Senado, el demócrata Harry Reid, ha afirmado que, tras alcanzar un acuerdo marco sobre la subida del techo de deuda, los líderes del Congreso presentarán a sus juntas políticas el pacto para su aprobación.

"Los líderes de ambos partidos en ambas cámaras presentarán este acuerdo a sus respectivas juntas políticas mañana (por el lunes)", ha indicado Reid.
"Para llegar a una solución necesitamos el apoyo de los demócratas
y los republicanos en ambas cámaras. No hay manera de que cada partido, o cada cámara, intente sacar adelante un acuerdo por su cuenta", ha apostillado.
Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ha dicho a sus compañeros republicanos que pretende llevar a votación dicho acuerdo "lo antes posible"pese a "no ser perfecto".

"Mi deseo sería presentarlo y votarlo lo antes posible", ha indicado, según ha hecho público su gabinete. "No es el mejor acuerdo del mundo, pero muestra lo mucho que hemos cambiado los términos del debate", ha agregado.

Asimismo, Boehner ha indicado que los recortes previstos en el acuerdo serán de 917.000 millones de dólares (637.000 millones de euros) en los próximos diez años y que, además, se encarga a un grupo de trabajo la tarea de identificar otros 1.500 billones de dólares (1.042 billones de euros) para futuros recortes.

En este sentido, el líder republicano ha agregado que este comité de trabajo tendrá que presentar sus recomendaciones al Congreso el próximo 23 de noviembre y que, para su aprobación, se necesitará el voto de ambas cámaras antes del 23 de diciembre.

Discrepancias

Los demócratas se opusieron en bloque a tocar el «Medicare» y «Medicaid» (planes de ayuda a las personas con bajos ingresos y ancianos). En cambio, los republicanos escribieron los mismos al principio en su lista de programas susceptibles de recortes. Pasase lo que pasase, Barack Obama dejó claro que el paquete final debía tener tres principios: reducción del déficit estadounidense, fecha posterior para una reforma de impuestos y una solución a la incertidumbre de que la nación pudiese declarar la suspensión pagos.



El incierto futuro del Tea Party
El Tea Party ha demostrado su fuerza los últimos días después de que su negativa a ceder en sus principios casi llevase a lo impensable: una falta de acuerdo entre demócratas y republicanos, que podría haber tenido como final la suspensión de pagos de la mayor economía del mundo. Y, por ello, algunos activistas de este movimiento han indicado que sus políticos, que han rechazado comprometerse en nombre del Tea Party, no han sabido entender el nacimiento de dicho movimiento. Ahora habrá que esperar a las próximas elecciones y ver cuál es el veredicto de los ciudadanos.