Los partidos hacen guiños al 15-M con una revisión de su financiación

No es un proyecto de ley ni un decreto, sino una moción parlamentaria –una declaración de intenciones sin vinculación jurídica–, pero algo es algo.

Un grupo de «indignados» tenía intención anoche de pernoctar cerca del Congreso para recibir hoy a los diputados
Un grupo de «indignados» tenía intención anoche de pernoctar cerca del Congreso para recibir hoy a los diputados

Los partidos políticos acordaron ayer por unanimidad en el Congreso de los Diputados, a propuesta de ERC, aprovechar el trámite parlamentario de la ley de acceso a la información pública para examinar medidas de profundización en la democracia y participación política, además de transparencia y control de las instituciones democráticas. Es, sin duda, la respuesta de los partidos al movimiento 15-M y a la desafección ciudadana con las organizaciones políticas.

El compromiso adquirido incluye, no la creación de una subcomisión parlamentaria como pedía el texto original de ERC, pero sí tramitar «con celeridad y diligencia» la reforma de la ley de financiación de los partidos, una norma que tuvo su última revisión en 2007 y que, con acuerdo de PP y PSOE, se quedó corta en cuanto al control del dinero que reciben las fundaciones vinculadas a los partidos a través de donaciones anónimas.

Desde abril de 2010, el Congreso guarda en algún cajón del olvido una iniciativa, también de ERC, que la Cámara tomó en consideración tras el escándalo del Palau de la Música, para revisar la financiación de los partidos. Ahora el compromiso adquirido pasa por impulsar el trabajo bloqueado durante meses en este sentido. Es tan poco, sin embargo, el tiempo que le resta a esta legislatura que hay muchas dudas de que haya tiempo para la tramitación parlamentaria.

Mientras, los «indignados» continúan con sus protestas. Ayer, un centenar de personas se dieron cita en la plaza de Neptuno para mostrar su repulsa por la reforma de la negociación colectiva y el pacto por el euro «por ser un ataque a la soberanía de los Estados y a los derechos de la ciudadanía», además de no solucionar la crisis, sino empeorarla «generando una mayor deuda».

Su idea era acampar delante del Congreso, pero el dispositivo de seguridad de la Policía Nacional cortó el tráfico de la Carrera de San Jerónimo a vehículos y viandantes, impidiéndoles el paso. Fue entonces cuando decidieron quedarse en el Paseo del Prado y celebrar allí su asamblea. La finalidad de esta acampada nocturna era dar los «buenos días» a los diputados cuando llegaran a la Cámara Baja esta mañana.

Una Cámara sin bermudas ni chanclas
Respeto a la institución. Es el objetivo que busca la Mesa del Congreso con un catálogo de normas de vestimenta. El máximo órgano de gobierno de la Cámara ha decidido fijar unos criterios mínimos para evitar que los visitantes –imaginamos que también los funcionarios y asesores– recorran las dependencias parlamentarias con prendas poco apropiadas, como bermudas o chanclas. Ante la llegada de un verano que se anuncia caluroso, el órgano de gobierno del Congreso ha decidido adoptar medidas preventivas, y ahora el letrado mayor redactará el protocolo que prohibirá el uso de prendas inadecuadas en los meses de verano.