Libros

Kiko Narváez: «Los grandes cracks saben aguantar la presión»

Kiko Narváez: «Los grandes cracks saben  aguantar la presión»
Kiko Narváez: «Los grandes cracks saben aguantar la presión»

Buscando en el baúl de los recuerdos, ¿cuáles son las primeras imágenes que guarda su memoria de un mundial?-Algunas pocas del de Argentina, en el año 78, con los papelines blancos y azules pequeñitos flotando en el aire y todo el rollo. Y más completo, el de Naranjito del 82.-¿Qué sabor le dejó el de Francia?-Amargo, por un lado, porque por una jugada aislada nos fuimos para casa. Y por otro lado, muy gratificante, por cumplir un sueño y ver a todo tu entorno feliz e ilusionado por ello, ya que para un futbolista esto es lo máximo.-¿Cómo afectan los gritos y la presión desde la grada?-Depende mucho de la personalidad de cada uno. Unos se vienen arriba y otros se ven absorbidos por la presión de la situación. Por eso, los grandes cracks que triunfan en los grandes equipos no sólo lo son por sus condiciones físicas en el campo, sino también por las mentales, es decir, saber aguantar y superar esa presión.-¿Ayuda que la grada anime en los peores momentos?-Si hablamos de la afición del Atlético de Madrid, son palabras mayores. Yo estuve en Hamburgo y en Barcelona, y me sentí mucho más orgulloso de ser atlético en el Camp Nou. En la victoria todos levantamos los brazos y damos palmaditas. Pero la media hora final del Camp Nou era puro sentimiento rojiblanco. Y eso hay que vivirlo...-En cuanto a la dieta de los futbolistas, ¿se vigila más?-El fútbol ha evolucionado en todos los aspectos, es verdad. Si nos centramos en la nutrición ha dado un gran paso adelante, se ha profesionalizado y se es más competitivo. El futbolista es ahora mucho más completo, en capacidad física, en todo...-¿Cómo se trabaja el aspecto psicológico de los jugadores?-Esa labor es mucho más importante trabajarla desde cadete para que los niños se vayan preparando a lo que se les avecina de cara al futuro. Un crío de 18 años de repente está jugando ante 90.000 espectadores y le siguen ocho millones de personas... Hay que ir moldeándolos desde pequeños.-La selección, que va como favorita, ¿tiene ahora más presión?-Quizás antes de la Eurocopa sí que podía ser una losa. Pero, al superar los cuartos y ganar ya se quitaron un peso de encima en Austria. Ahora juegan mucho más tranquilos, al quedar campeones se quitaron la «mochila».-¿Ganaremos el mundial?-No lo sé. Entre los cinco primeros seguro... Como todos los campeones hay que tener ese puntito, de no sé si llamarlo suerte, pero hay un momento determinado, un detalle, algo... en las competiciones de varias semanas que es cuando te sonríe la fortuna. Como cuando Francia marcó el gol de oro o Casillas le paró el penalti a De Rossi, eso les pasa a los que triunfan.-Entonces, ¿ahora más que nunca somos favoritos «de verdad»?-Lo que se vende ahora es una realidad, es pura estadística. Los números y el fútbol así lo demuestran. Antes había otros intereses y había ilusión, era una selección muy seria, no habíamos hecho méritos suficientes. Esta selección tiene mucho que hacer.