Vivir en un hotel a los 80 años

Los «gerhoteles» para titulados universitarios son un nuevo concepto de residencias donde los mayores pueden sentirse como en casa, pero con las instalaciones de un geriátrico 

La fachada del Gerhotel Los Robles
La fachada del Gerhotel Los Robles

Conectarse a internet, hacer excursiones, ver películas o escuchar conciertos son muchas de las actividades a las que tiene acceso un nuevo modelo de residencias. Además de alojarse en el Gerhotel, los mayores cuentan con un centro de día. Acuden al establecimiento por la mañana para realizar las actividades lúdicas, terapéuticas o médicas, pasan el día con el resto de alojados y por la tarde regresan a casa para dormir con su familia.

Vicente Montañés De Las Heras, médico, sufrió un problema de salud hace poco más de un año, desde entonces acude cada día al centro para ser recogido por la tarde por su esposa. Vicente explica: «me siento muy cómodo, y la movilidad de mi cuerpo ha mejorado desde que estoy aquí».

«Por la mañana –añade– hago terapia ocupacional y rehabilitación, y por la tarde me conecto a internet y descanso», comenta Montañés. Vicente se siente muy integrado en el centro, ya que al ser un centro para profesionales sanitarios todos los residentes tienen vínculos en común. «De hecho, muchos nos conocemos de la profesión», finaliza.

La aseguradora Previsión Sanitaria Nacional (PSN) ha apostado por este nuevo concepto de residencias. La primera de ellas, Los Robles Gerhoteles Madrid, es un centro ubicado en la zona de Arturo Soria, exclusivo para mutualistas y profesionales universitarios. Un centro de modalidad mixta que acoge tanto a personas válidas como asistidas. El objetivo principal de PSN es que sus centros estén ubicados en lugares integrados en el día a día de las ciudades.

«Procuramos que los gerhoteles se sitúen en zonas pobladas para que el residente se sienta integrado en la sociedad», explica Carmen Rodríguez, vicepresidenta de PSN. El Gerhotel Los Robles de Madrid tiene una capacidad para 200 residentes. Sus habitaciones se dividen en dobles, individuales y minisuites, totalmente equipadas y adaptadas para cubrir las necesidades derivadas de cualquier tipo de minusvalía o enfermedad. «Los residentes pueden personalizar sus propias habitaciones para hacer su estancia mucho más cómoda», comenta Rodríguez. En los salones del gerhotel, los mayores ven cada mañana las noticias y comentan entre ellos qué es lo que más le ha llamado la atención. Uno de los residentes, Luis Fernández, ha alcanzado los 100 años y los ejercicios que practica cada día hace que se conserve como un jóven de 20 años. Se programan todo tipo de actividades lúdicas, desde visitas culturales, manualidades y multitud de actos, como congresos y presentaciones de libros. PSN cuenta además con una planta geriátrica en San Juan (Alicante) y otro Gerhotel en Oviedo –Los Robles Gerhoteles Asturias– que abrirá sus puertas el próximo invierno. Este último se sitúa en una zona céntrica de la ciudad y cuenta con 49 plazas. «Los residentes pueden realizar intercambios entre ambas residencias», explica Rodríguez, «de modo que si en verano quieren pasar unos días en la playa, por ejemplo, pueden cambiar su alojamiento a Alicante», concluye Carmen.