La Comunidad gana 2500 habitantes por la llegada de extranjeros

Castilla y León registró un saldo migratorio positivo de 2.491 habitantes en 2010, gracias a la llegada de personas de terceros países, ya que en el movimiento de población entre autonomías, la Comunidad arrojó unos resultados negativos y cedió a otros territorios 1.624 ciudadanos -920 españoles y 704 extranjeros-.

La Razón
La RazónLa Razón

Un informe del Instituto Nacional de Estadística sobre variaciones residenciales precisa que 10.160 personas salieron de la Comunidad el pasado año hacia el extranjero, de dónde llegaron a su vez 14.275, con un saldo positivo de 4.115 habitantes. El documento, al que tuvo acceso Ical, precisa que el mayor número de personas del exterior llegó desde Rumanía -1.566- seguidos por los búlgaros -1.152-, los marroquíes -682-, y los colombianos -con 482-. Por el contrario, 34.360 personas se desplazaron desde Castilla y León hacia otras autonomías, mientras que del resto de España llegaron 32.736, es decir, se perdieron 1.624.

De los que se censaron procedentes de otras regiones, 25.071 eran españoles y 7.665 extranjeros. Así, la diferencia del saldo interior con el exterior arroja unos resultados positivos para la Región de casi 2.500 habitantes, cifra que en el conjunto nacional alcanza las 90.478 personas. Por provincias, el saldo migratorio fue positivo en 1.210 personas en León, en 586 en Salamanca, en 578 en Valladolid, en 394 en Zamora, en 313 en Ávila, en 283 en Soria, y en 274 en Segovia. Por el contrario fue negativo en 1.040 ciudadanos en Burgos y en 107 en Palencia.