La UE exige a Libia el fin inmediato de la violencia contra los manifestantes

La Unión Europea (UE) ha urgido hoy a las autoridades libias a detener inmediatamente el uso de la violencia contra los ciudadanos que se manifiestan en el país y a escuchar las "legítimas demandas"del pueblo en favor de reformas.

En una cena de trabajo extraordinaria, los ministros de Exteriores de los Veintisiete han acordado una declaración en la que se "condena la represión contra los manifestantes pacíficos"y se expresa "extrema preocupación"por la situación en el país y el número de muertos que se baraja.

El mensaje de los Veintisiete llega pocas horas después de que se conociese que el régimen de Muamar al Gadafi ha amenazado a la UE con dejar de cooperar en materia de inmigración si sus representantes continúan haciendo declaraciones sobre las manifestaciones en el país.
"
La semana pasada, el jueves creo recordar, las autoridades libias llamaron al embajador húngaro en Trípoli, que representa a la UE, y le dijeron que podían suspender la cooperación sobre inmigración si la UE continúa haciendo comentarios sobre Libia", aseguró a Efe el portavoz de la presidencia de turno húngara, Gergely Polner.

Los ministros, pese a todo, han insistido hoy en censurar la actuación del gobierno libio.
"La libertad de expresión y el derecho de asamblea (...) son derechos humanos y libertades fundamentales de cada persona que deben ser respetadas y protegidas", señala el texto que la Alta Representante, Catherine Ashton, ha acordado con los ministros.

En esa declaración, los Veintisiete piden también a Trípoli que "detenga de inmediato el bloqueo de acceso a internet y a las redes de telefonía móvil"y que se permita trabajar libremente a los medios de comunicación.

"La Unión Europea espera total cooperación de las autoridades en la protección de los ciudadanos comunitarios", añade.

Mañana retoman el tema
Tras la cena celebrada hoy para analizar la situación en el Mediterráneo, centrada principalmente en los últimos acontecimientos en Libia, los responsables de Exteriores volverán al asunto mañana, durante la sesión formal del Consejo de Ministros que se celebra en Bruselas.

Según fuentes comunitarias, las críticas a la reacción por parte del régimen se volverán a incluir probablemente en el texto de conclusiones que mañana aprobarán los Estados miembros y que, en un principio, iban a protagonizar Egipto y Túnez.

A su llegada hoy a la sede del Consejo de la UE, varios ministros censuraron con claridad la represión en Libia, donde podría haber más de 200 muertos tras la actuación de las fuerzas de seguridad.

El más duro fue el titular de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn, quien consideró "catastrófico"lo que está ocurriendo en Libia y criticó a los "regímenes que matan a su propia población".

"Espero que todos los que no respetan la vida humana..., que usan métodos de la Edad Media, que disparan sobre el pueblo, sean juzgados por la Corte Penal Internacional", añadió.
La ministra española, Trinidad Jiménez, aseguró por su parte que para la Unión Europea es "una obligación"denunciar el uso de la violencia contra los manifestantes y subrayó que "no va a dejar en ningún momento"de hacerlo.