El fuego de Rasquera provoca daños «incalculables»

Los daños del incendio de Rasquera, que ha arrasado casi 3.000 hectáreas, son "incalculables"para los cultivos, los pastos y también para el turismo de paisaje. De momento, el fuego está completamente controlado, y los Bomberos de la Generalitat continúan trabajando para asegurar que las llamas no se reavivan. Por su parte, el partido ICV-EUiA ha exigido al Gobierno catalán que dé explicaciones sobre el suceso, así como el enfrentamiento con los bomberos voluntarios.

Una treintena de dotaciones de los Bomberos del Gobierno catalán continúan remojando desde este viernes la zona afectada por el incendio en los municipios de Rasquera, El Perelló, Benifallet y Tivenys (Tarragona), que ha calcinado más de 3.000 hectáreas.

El fuego entró en fase de control este jueves a las 19.000 horas y quedó completamente controlado a las 22.00 horas. Los Bomberos, debido a la evolución favorable de la situación, retiraron progresivamente efectivos del dispositivo y los vehículos de otras Regiones de Emergencias volvieron a su zona.

El alcalde de Rasquera, Bernat Pellisa, lamentaba que los daños del incendio, iniciado este martes, en este municipio, en el Perelló, Tivenys y Benifallet fuesesn "incalculables"para los cultivos, los pastos y también para el turismo de paisaje que estaban intentado impulsar.

En declaraciones a Europa Press, Pellisa resaltó que los vecinos del municipio están "en estado de shock"al ver las consecuencias de lo ocurrido.

Además, el alcalde argumentó que a pesar de que se trata del quinto incendio del siglo en Rasquera y que históricamente se han vivido fuegos muy potentes, el comportamiento de este último ha sido "super violento, extraordinario".

"Nos ha cogido a todos por sorpresa", admitía Pellisa, ya que un incendio de estas características, que avanzaba la primera noche a más de cuatro kilómetros por hora, no lo esperaban en primavera, es más propio de los meses veraniegos, indicó.

Asimismo, Pellisa aseguró que en ningún momento tuvo la sensación de que el fuego amenazaba directamente el núcleo urbano, la primera noche "hubo pánico, mucho miedo", declaraba.

El alcalde también explicó que este viernes habían empezado a analizar de forma pormenorizada las consecuencias del fuego para poder ayudar a los vecinos afectados y hacer de intermediarios con la Generalitat, que ha demostrado "su predisposición a ayudar".

Por ahora, están tratando de buscar nuevos pastos para las 1.200 cabezas de cabra blanca, aunque el alcalde aseguró que lo harán con "calma porque tienen días de margen".

Según Pellisa, han resultado afectados por las llamas varios campos de olivos y muchas instalaciones de riego, así como alguna masía que ha tenido alguna "pequeña afectación".

Además, el edil explicó que ahora iban a emprender nuevas actuaciones en gestión forestal para "empezar desde hoy a apagar el próximo fuego", y recordó que en los últimos años se han hecho actuaciones muy importantes en este sentido.

En cuanto al dispositivo de extinción de los Bomberos de la Generalitat y el resto de efectivos de emergencia, Pellisa valoró de forma positiva sus actuaciones, aunque admitió que siempre se pueden mejorar cosas.
Según él, siempre hay "leyendas urbanas"que circulan sobre si se actuó tarde, pero aseguró que todos han trabajado a fondo y recordó que los momentos de tomar decisiones son momentos tensos y difíciles.

3.000 hectáreas arrasadas
Según datos provisionales de los Agentes Rurales, el fuego ha afectado 3.081,59 hectáreas de los términos municipales de Rasquera (1.370,57 hectáreas), El Perelló (1.248,79), Tivenys (462,12) y Benifallet (0,1).

La treintena de dotaciones que continúa trabajando lo hace en la superficie quemada para remojar toda la superficie y asegurar que el fuego no se reaviva. Los miembros del Graf continúan realizando labores de extinción manual en las zonas más difíciles.

Según informaron los Bomberos, los medios aéreos tuvieron muchos problemas para volar por las nubes que tapaban la zona y solo pudieron salir después del mediodía y hacer algunas descargas puntuales de agua.

La Dirección General de Protección Civil de la Generalitat mantiene activada la fase de alerta del Plan especial de emergencias por incendios forestales de Cataluña (Infocat) y desmanteló su centro de mando avanzado, mientras que sigue abierto el de los Bomberos.

Respecto a los vecinos desalojados, éstos pudieron volver este jueves por la tarde a sus hogares, y la carretera TV-3002 se pudo reabrir a la circulación. IC