Gingrich confirma que suspenderá mañana su campaña a la Presidencia

El aspirante a la candidatura republicana a la Presidencia de EEUU Newt Gingrich anunció hoy en un vídeo que mañana suspenderá oficialmente su campaña, lo que despeja el camino al virtual candidato del partido en las elecciones de noviembre, Mitt Romney.

"Quiero aprovechar esta oportunidad para avisaros con antelación, de que mañana suspenderé oficialmente la campaña en una conferencia de prensa", dijo Gingrich en un vídeo publicado hoy en su cuenta oficial de YouTube, y titulado "Gracias a nuestros seguidores".

El anuncio se trata más bien de una confirmación, puesto que fuentes de su campaña ya habían informado la semana pasada de que el expresidente de la Cámara de Representantes no proseguiría con sus aspiraciones presidenciales.

Se espera que en la rueda de prensa Gingrich exprese su apoyo a Romney en la carrera a la Presidencia, y los medios especulan ya con la posibilidad de un acto conjunto, ya que el favorito de los republicanos tiene programado un acto de campaña mañana en Virginia, en las afueras de Washington.

Pero Gingrich no nombró a Romney en el vídeo publicado hoy, en el que agradece el apoyo de sus votantes, voluntarios y donantes, que organizaron una "campaña increíble".

El político aseguró que, pese a su renuncia, seguirá celebrando actos de campaña porque el país "sigue enfrentando una tremenda crisis".

"Una reelección de Barack Obama (como presidente) sería un genuino desastre, y creo que todos nosotros tenemos una obligación de hacer todo lo que podamos para derrotarle", subrayó.

Gingrich, que era favorito en diciembre pero sólo logró dos triunfos en las primarias, en Georgia y Carolina del Sur, se centrará ahora en la campaña para que los republicanos recuperen la mayoría en el Senado federal, según señaló la semana pasada un portavoz de su equipo.

Según las principales proyecciones, Gingrich cuenta con 141 delegados, que, de confirmarse su apoyo a Romney, pasarían prácticamente a engrosar la cuenta del probable oponente de Obama en noviembre, que acumula ya 841 delegados.

Se necesitan 1.144 delegados para hacerse con la candidatura republicana a la Presidencia, que se proclamará en la Convención Nacional del partido, a finales de agosto en Tampa (Florida).

Tras la retirada de Gingrich, tan sólo quedará en liza con Romney el congresista Ron Paul, que cuenta con 76 delegados.