Los jóvenes empresarios premian a Softonic como emprendedor del año

Rosell anima a la Aijec a torear la crisis económica con ideas innovadoras

De izquierda a derecha, Marta Martí, Joan Rosell y Tomás Diago, creador del portal de descargas
De izquierda a derecha, Marta Martí, Joan Rosell y Tomás Diago, creador del portal de descargas

barcelona- Tomás Diago, creador de Softonic, recibió anoche el premio «Joven Empresario 2010» de la XVIII edición de estos galardones, cuya gala tuvo lugar en la Llotja de Mar de Barcelona. El premio, convocado por la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Cataluña (Aijec), reconoce, impulsa y motiva las mejores iniciativas empresariales encabezadas por jóvenes empresarios. En esta edición también se ha querido distinguir a Disfruta & Verdura como mejor iniciativa empresarial; mientras que la categoría de mejor iniciativa empresarial recayó en el empresario vinícola Miquel Torres. Los galardones fueron entregados por el presidente de la cámara de comercio, Miquel Valls, y el presidente de la patronal Fomento, Joan Rosell. Éste, en su discurso, quiso destacar el papel que juegan los jóvenes empresarios en una circunstancias económicas como los actuales y les pidió que no cejen en su empeño. «Gracias a vuestra ilusión y a vuestras ganas, la situación es un poco mejor», señaló Rosell.La nueva junta, encabezada por la empresaria Marta Martí, ha traído consigo un aire más juvenil a la asociación. Y tuvo su reflejo en una velada que estuvo ameniza por una formación de danza contemporánea; e incluso, acorde con el lema de la noche «haz diana», por un arquero que se permitió el lujo de practicar ante los 250 asistentes. Softonic es una empresa fundada en 1997 en Barcelona. Perteneciente al Grupo Intercom, el portal ofrece más de 100.000 programas, catalogados y en español. Así, el usuario poco avezado tiene a su disposición una amplia base datos de diferentes categorías y con su explicación pertinente. Softonic, además, ofrece la descarga del programa en cuestión desde la página del autor o desde su propio servidor, cobrando en ese último caso mediante el envío de un sms.