El torero sale de la UVI y empieza a dar sus primeros pasos tras la cornada

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El diestro de Galapagar, herido de extrema gravedad en la pierna izquierda el pasado sábado en la localidad mexicana de Aguascalientes, abandonó ayer la UVI del Hospital Miguel Hidalgo de la ciudad hidrocálida. Aunque la evolución está siendo muy positiva, el cirujano Alfredo Ruiz advierte de que «estamos muy pendientes de posibles complicaciones de tipo infeccioso, no hay ningún dato que lo sugiera, pero tenemos que ser muy cautelosos, si bien la evolución es muy buena», dijo el doctor. Tan buena está siendo la evolución que ayer José Tomás dio sus primeros pasos por los pasillos del hospital, lo que supone un nuevo adelanto en la puesta a punto del torero de Galapagar, que ya se ha reunido con su madre, su novia Isabel y amigos, después de tres días. Por otra parte, los médicos confían en que José Tomás tendrá «una recuperación al cien por cien» por lo que si sigue así «debe regresar a su actividad profesional, aunque cuándo no se sabe».A juicio del doctor Alfredo Ruiz, desde el punto de vista médico el hospital tiene «lo necesario para seguir dándole el tratamiento óptimo» al torero madrileño, por lo que no se contempla el traslado ni a España ni a otra clínica por ahora, de manera que su recuperación la llevará a cabo en México, y lo que sí tendrá son las visitas restringidas.