Cambio radical

La Razón
La RazónLa Razón

Creo que no es el momento de plasmar aquí un juicio –sería un prejuicio- del nuevo Consell, cuando lo importante es el futuro. El problema no es tanto de nombres como de política a ejecutar. Prefiero evaluar la actuación de este Gobierno de Francisco Camps por sus obras. Lo importante es que el presidente y su equipo tengan conciencia de la responsabilidad adquirida, agrandada y agravada por las circunstancias actuales de crisis económica. Por lo pronto, Camps ha optado por un viraje radical y ha reflejado un cambio visible. Si se me apura, inesperado, pero atendiendo a las necesidad del momento. ¿No le pedían cambios?. Ahí están, dejando bien claro que se trata de una etapa nueva. El setenta por ciento se estrena en tan preciado cargo. Por lo demás, un día de nervios y, como siempre, el «jefe» optando por apurar una de sus competencias muy exclusivas, la de formar Gobierno. Todos en ascuas por aquello de no filtrarse un solo nombre. Una cuestión que no termino de comprender. Es verdad que nunca he estado en esa tesitura.