Túnez solicita a Arabia Saudí la extradición de Ben Alí

Las autoridades tunecinas han solicitado formalmente a Arabia Saudí la extradición del ex presidente Zine el Abidine Ben Alí por su implicación en la muerte de manifestantes durante la revuelta que propició su derrocamiento, según ha informado la agencia de noticias oficial TAP citando un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores tunecino.

"Tras una nueva serie de acusaciones contra el depuesto presidente Zine el Abidine Ben Alí por cargos relacionados con su participación en varios delitos graves tales como la comisión y la incitación al asesinato o el fomento de la discordia entre los ciudadanos del país instigándoles a matarse unos a otros, las autoridades tunecinas han remitido una solicitud formal a través canales diplomáticos", explica TAP en un teletipo.

Esta solicitud, explica el Ministerio de Asuntos Exteriores en su nota "tiene por objeto la concesión de la extradición del depuesto presidente". Estos cargos se suman a los ya presentados contra Ben Alí y su familia por la posesión de fondos y propiedades en el extranjero con el fin de blanquear dinero obtenido ilegalmente, además de por la especulación ilegal con moneda extranjera.

El Ministerio de Asuntos Exteriores informa también de que la solicitud cursada ante las autoridades judiciales saudíes incluye una petición de información sobre el estado de salud de Ben Alí "en virtud de las informaciones contradictorias difundidas sobre el deterioro de su salud e incluso sobre su posible muerte".

Protestas en Túnez
Las fuerzas de seguridad tunecinas han disparado al aire este domingo para dispersar a las decenas de manifestantes que se habían congregado en el centro de Túnez para pedir la dimisión del Gobierno interino, según testigos.

Miles de personas se concentraron hoy en el centro de la capital tunecina para exigir la dimisión del gobierno del primer ministro de Túnez, Mohamed Ghanuchi, constató Efe en el lugar de los hechos.

Los manifestantes se concentraron en la avenida Habib Burguiba, principal arteria de la capital, y luego emprendieron camino hacia la Casbah, donde están situadas las oficinas del primer ministro. Entre los manifestantes se encontraban miembros de la oposición y representantes de la sociedad civil, que pedían la dimisión de "todos los símbolos del régimen de Ben Alí".

También han reivindicado el nombramiento de un nuevo ejecutivo de transición, que dirija los asuntos del país hasta que se convoquen las elecciones generales. Ghanuchi, que fue ya primer ministro con Ben Alí, fue confirmado en sus funciones tras la designación de Fuad Mebazaa como presidente interino. Esta confirmación fue rechazada por la oposición, que pide la salida de todos los responsables que sirvieron con el presidente depuesto y que todavía conservan su puesto.

Los manifestantes han reclamado la puesta en marcha de un comité nacional "de salvaguardia de la revolución"que estará compuesto por una cincuentena de personalidades que representen a los diferentes sectores de la sociedad tunecina.

Los soldados situados en las cercanías de las oficinas del primer ministro han disparado al aire para disuadir a los manifestantes, que han continuado su manifestación. En un comunicado publicado por la agencia de prensa oficial TAP, el minsiterio tunecino del Interior ha pedido que no se organicen manifestaciones susceptiles de perturbar el orden público. También ha reiterado la necesidad de "respetar"las disposiciones del estado de emergencia instaurado al día siguiente de la salida de Ben Alí.