La violencia contra los menores se queda sin presupuesto

El presupuesto de Igualdad para la lucha contra la violencia de género no alcanza a los menores que son víctimas directas o indirectas de esta lacra de nuestro tiempo.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

Madrid- Y eso que el Ministerio que dirigía Bibiana Aído indicó recientemente que 800.000 niños son víctimas de la violencia machista en España. A pesar de ser consciente de la realidad, el Gobierno no ha intentado atajar el problema tomando medidas y dotándolas de presupuesto. De hecho, el presupuesto de Igualdad para el próximo año elimina la partida de atención especializada a menores víctimas de violencia de género. El Ejecutivo justifica esta supresión con el argumento de que esta partida la va a incluir dentro de un «programa general», pero «eso está aún por ver», ha lamentado el PP. El Gobierno ha rechazado sistemáticamente la demanda del principal partido de la oposición de que la ley incluyese también una protección especial para los menores, porque son víctimas del maltrato, bien como testigos, bien porque lo sufren directamente. El Gobierno se ha negado porque, a su juicio, eso distorsionaría la esencia de una ley hecha para y por la mujer. Por ello, la ONG Save the Children ha alertado sobre la urgencia de «visibilizar a estos menores» y de adoptar «medidas concretas» para protegerlos de esta lacra y atenderlos. Según la ONG, las cuatro muertes de este mes «son sólo la punta del iceberg». Save The Children planteó reclamaciones tan evidentes como la elaboración de estadísticas y datos fiables sobre el impacto de este delito en los menores y recordó que la violencia durante la infancia «marca de forma negativa el desarrollo» de los pequeños, tanto de forma inmediata como en su etapa adulta.


Medidas específicas
Save The Children también criticó que la Ley Integral contra la Violencia de Género «no contemple medidas específicas para atender a los hijos de las víctimas» y que en España no exista «un seguimiento estadístico centralizado sobre los niños y niñas que viven en hogares donde hay violencia de género. Es necesario tener «una idea clara sobre esta realidad» para promover «el desarrollo de medidas, recursos y presupuestos específicos que protejan a la infancia que habita en estos hogares». Por último, la organización instó al Gobierno y a las comunidades autónomas a desarrollar «medidas y recursos específicos para proteger y atender a los niños víctimas de la violencia de género».