El Gobierno sólo ha aprobado ocho planes de presas de los 83 necesarios

En los días más tórridos del verano, la Comunitat prepara los dispositivos frente las lluvias de otoño sin datos meteorológicos.

El pantano de Benagéber ha desembalsado agua este año en varias ocasiones
El pantano de Benagéber ha desembalsado agua este año en varias ocasiones

VALENCIA- La Generalitat presentó ayer la Campaña de Prevención de Inundaciones de 2010, que este año recoge una lista de 165 municipios con riesgo alto o medio de inundación. Son 29 más que el año pasado debido a que la Comisión Nacional de Protección Civil ha aprobado los planes de emergencia de nueve presas y balsas de la Comunitat.

Amadoiro, Azud de Terrateig, Balsa de San Diego, Beniarrés, Guadalest, Balsa de Acumulación de la Acequia Real del Júcar y Oliva cuentan con su plan de emergencia y todos están dentro del ámbito de las Confederación Hidrográfica del Júcar. Únicamente La Pedrera corresponde a la cuenca del Segura, y además, es la única que corresponde a los límites de la Comunitat Valenciana.

Con estos datos, el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, instó al Ministerio del Interior a que acelere la aprobación de los 75 planes restantes, aunque es el Ministerio de Medio Ambiente, a través de las diferentes confederaciones el que debe redactar estos documentos.

Fuentes de la Confederación Hidrográfica del Júcar, aseguraron que los trabajos están adelantados, si bien precisaron que cada embalse ya cuenta con su plan de explotación, y por lo tanto, la seguridad está garantizada.

Castellano también avanzó que la campaña de 2010 para evitar las inundaciones cuenta con el nuevo plan de inundaciones actualizado y revisado. Explicó que se ha adaptado el censo de población, se ha incorporado la descripción de las cuencas y sus mapas de riesgo, así como las cuencas hidrográficas a las que pertenecen. También incorpora por primera vez la participación de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Además, las brigadas de la Generalitat medirán los aforos de cauces y barrancos.

Medio millar de ayuntamientos han recibido un CD que incluye el protocolo ante inundaciones, así como las instrucciones pluviométricas y el control de escalas en cauces.