Will Smith producirá en EE UU «El Hormiguero» por Jesús Mariñas

Will Smith producirá en EE UU «El Hormiguero»
Will Smith producirá en EE UU «El Hormiguero»

Terelu anda ufana con el impacto y el pastón logrados mostrando sus curvas suavizadas con photoshop. Pepe Botella, que sabe de esto más que nadie en España, asegura y ratifica que para dejar a punto para las revistas las fotografías de Isabel Preysler suele emplear al menos tres días. Así le quedan las imágenes, donde nuestra elegante indiscutible, eterna e insuperada, parece más joven que su hija Tamara, ya treintañera y magnífica protagonista de la portada de «¡Hola!» en un número que será antológico para quienes la consideran «la más». En el ránking que la revista elabora con «las más elegantes» hay muchas ausencias, algún desacierto y bastante arbitrariedad y exaltación de valores patrios ya decadentes.

Además, sorprende la ausencia de Carmen Lomana, que recuerda a los imperdonables y malintencionados despistes con Carmen Tello, a quien le niegan puesto de elegante sobresaliente.

Pero a lo que iba: Will Smith causó sensación a su paso por el programa de Pablo Motos y, ahora, proyecta producir en Estados Unidos una versión norteamericana de «El Hormiguero», que incrementó espectadores tras su trasvase a Antena 3, donde bate récords de audiencia. Salma Hayek y Banderas dieron ejemplo de simpatía, comportamiento y hasta cierto desmadre muy conscientes de cómo es el programa de este Pablo que va como dos motos, de ahí ser finalista en los premios Emmy otorgados el sábado. Estar seleccionado ya supuso para él una recompensa y así se lo comentó a nuestro divo más internacional.

Anticipadamente, Will Smith ya había firmado con Pablo Motos la creación de una productora que realice y venda en los reñidos Estados Unidos el programa, que siempre logra descolocar a sus invitados, excepto en el caso de nuestro andaluz universal, que con su desinhibición y saber estar dio sopas con onda al irascible Javier Bardem. El mismo que encarnará al malo de la película en la nueva entrega de James Bond siempre rechaza a los medio que aquí lo auparon y soportaron las pretensiones de trágica que tiene su madre, Pilar Bardem. Es también un poco la imagen prodigada, aprendida o repetida por Penélope Cruz, a quien no se le discute la internacionalidad, pero sí la tacañería con los informadores españoles, a los que considera enemigos. Mientras en sus comparecencias extranjeras da muestras de inmejorable carácter y parloteo, aquí todo lo limita, como aquel inefable comunicado de su mánager en el que desmentía su embarazo. Fue una carnavalada inadmisible que cuestionó la profesionalidad de sus intermediarios. Caprichos de estrella crecida y casi insoportable. Penélope y su marido pretenden que así olvidemos sus comienzos, cuánto les costó llegar y colocarse en el circuito mundial.