El PP logra el noveno concejal en Barcelona y deja a CiU con catorce

Poco después de que el carillón del Palau de la Generalitat anunciara ayer que llegaba el mediodía, María Elisa Casanova recibió una llamada de la sede que el PP tiene en el Ayuntamiento de Barcelona. «Vén cuando puedas», le dijeron. Al llegar, Alberto Fernández le esperaba al otro lado del teléfono.

Alberto Fernández celebra un resultado histórico para el PP la noche del 22-M, ocho concejales
Alberto Fernández celebra un resultado histórico para el PP la noche del 22-M, ocho concejales

El presidente del grupo municipal del PP le comunicó que sería la novena concejal de los populares en el Ayuntamiento de Barcelona. Sus compañeros, que habían aguardado a que Fernández le comunicara la noticia, le felicitaron con un sonoro aplauso. Para celebrarlo, fueron a comer juntos a un restaurante cercano a la plaza Sant Jaume. Poco antes del mediodía, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) hacía pública la resolución que daba al PP el noveno concejal a costa de CiU, que pasará a tener de quince a catorce ediles. El PP recurrió primero ante la Junta Electoral Central y luego ante el TSJC 66 papeletas catalogadas como nulas el 22 de mayo, después de que los interventores consideraran que podían contarse como votos válidos. Entre las papeletas cuestionadas había unas que tenían una cruz al lado del nombre, otras que tenían anotaciones como «Sí, sí» o «Alicia te quiero guapa», en alusión a la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho.

Baile de concejales
La Junta Electoral Central rechazó el recurso de los populares, que obligaron a retrasar la constitución del nuevo Ayuntamiento de Barcelona al 1 de julio. Pero el TSJC sorprendió ayer con otra resolución que da al PP 57 votos válidos de los 66 recurridos. Los de Alberto Fernández necesitaban justamente 56 votos para pasar de ocho a nueve ediles. La sección cuarta de la sala de lo contencioso-administrativo del TSJC resuelve que no hay «dudas racionales» de que los electores querían votar al PP en los casos en los que se señala el nombre de algún candidato con una cruz, un punto o un aspa. El PP destacó quelos cinco fallaron a su favor. Sin embargo, no da como válidad las papeletas que llevan notas, ni de apoyo ni de rechazo. En una de las papeletas, había escrita, por ejemplo, una de las consignas más repetidas por los «indignados» del 15-M: «No nos representáis». Tampoco se dio como buena un voto con un céntimo de euro, o las papeletas rasgadas.

El PP gana el concejal a costa de CiU, que pasa de 15 a 14 ediles. Pero la lucha por este edil que se asigna a Les Corts no acaba aquí. A través del futuro primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, CiU anunció que presentará un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC). Forn manifestó su «respeto» hacia el PP, pero se mostró convencido de que «en los próximos días podemos recuperar el 15». Alegó que «nos avalan otras sentencias» y como ejemplo puso lo ocurrido en Castilla y La Mancha. La resolución deja a CiU, que gobernará en minoría en una situación, aún más delicada. ERc le ofrece sus dos concejales para tener más fuerza, mientras el PSC augura un mandato difícil.

Cartapacio con 14 concejales
CiU no esperará la resolución del TC. Y la semana que viene, Xavier Trias presentará, antes de tomar posesión como alcalde, su nuevo equipo de gobierno en base a los catorce concejales que tiene por el momento. Forn señaló que la pérdida del número quince no «trastoca» el cartapacio, sólo cambia que algún teniente de alcalde sea también concejal de un distrito. Tanto Forn, como la portavoz del PP, Àngels Esteller, insistieron en que el recurso no afecta la relación entre CiU y PP. Una sonriente Àngels Esteller, que entró en la sala de la rueda de Prensa sorteando las felicitaciones de sus compañeros, aseguró que desde el 25 de mayo creyeron que esos votos eran del PP, aunque respeta el recurso de amparo de CiU.

Una discreta economista
«Trabajadora», «discreta», «una excelente compañera», «inteligente», «seria», son algunos de los adjetivos que los compañeros del PP eligieron ayer para describir a María Elisa Casanova, la novena concejal del PP. Nacida en Barcelona hace 38 años, Casanova es doctora en Economía, y además de profesora e investigadora de la Universidad de Barcelona y de la Universidad Autónoma de Barcelona, trabaja como asesora técnica del grupo municipal del PP desde 2008. También es profesora asociada en el departamento de Derecho y Economía de la UB, donde imparte la asignatura de Organización Economica e Integración Europea. Especialmente contento estaba el concejal del PP, Xavier Mulleras, que trabaja codo a codo con Casanova. Si el Constitucional no cambia las cosas, el Ayuntamiento de Barcelona gana una economista en detrimento de una arquitecta, la numero quince ce CiU.