MENÚ
sábado 25 mayo 2019
21:09
Actualizado

«Dónde están los curas Que los vamos a matar»

Una decena de jóvenes irrumpe en un colegio de los salesianos en Mérida. Una profesora resultó herida

  • Entrada principal del colegio de los salesianos en Mérida
    Entrada principal del colegio de los salesianos en Mérida

Tiempo de lectura 2 min.

18 de octubre de 2012. 00:30h

Comentada
18/10/2012

Madrid- Jornada de huelga en Mérida (Badajoz). Un grupo de piquetes estudiantiles, acompañados por representantes del 15-M, comienza su «jornada de lucha». Primero fueron al instituto Emérita Augusta. Luego, al Santa Eulalia. Y de ahí, decidieron entrar en el colegio María Auxiliadora, de los Salesianos. Del centenar de jóvenes, unos diez se desmarcaron y decidieron irrumpir en el centro en torno a la una y veinte de la tarde. «Entraron por el comedor donde ya estaba todo preparado y tiraron panes, platos, manzanas... De ahí se fueron a los pasillos, poniendo uno de los panes robados del comedor a los pies de la imagen de Santo Domingo Savio», relata el director del centro, Marco Antonio Romero, que lamenta que «a muchos de los chavales les conocemos, porque estuvieron con nosotros de campamento y les hemos acogido como hacemos los salesianos con todo el mundo. Me da pena que les manipulen».

Y es que, los adolescentes se movieron por el colegio con un actitud amenazante. «Más Educación pública y menos crucifijos», «Putos fascistas» y «Dónde están los curas, que los vamos a quemar», eran algunos de los gritos que profesaban a su paso. Cuando alguno de los profesores intentó frenarles, le amenazaron. «No me toques el hombro, que te grabo y te voy a denunciar porque soy menor», recuerda Romero a LA RAZÓN.

Además, según el parte policial, uno de los individuos golpeó de tal manera una de las ventanas del exterior del colegio, que una profesora que estaba dando clase y que quería cerrarla, se pilló los dedos. Un forcejeo que también se vivió en la entrada, donde se encontraba uno de los miembros del personal de mantenimiento, que cayó al suelo cuando los estudiantes empujaron la puerta para acceder. Los alborotadores no se conformaron con esto, sino que además tomaron una de las mangueras del grupo de obreros que trabaja en una obra de mejora del colegio y echaron agua a una de las aulas de Bachillerato, que en ese momento estaba en clase de Filosofía. «Me he acercado luego a esa clase a explicarles que  también hemos sufrido recortes, pero que desde la escuela salesiana siempre hemos apostado por solucionar los problemas desde y con la educación», comenta Romero. Aunque la propia dirección del centro se muestra cautelosa sobre lo ocurrido y a través de su cuenta en Twitter pedían "prudencia" ante lo ocurrido, LA RAZÓN ha podido confirmar que los salesianos están estudiando interponer una denuncia a los asaltantes.

 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs