El congreso de Rajoy

La Razón
La RazónLa Razón

El Partido Popular abre hoy en Sevilla su XVII Congreso Nacional con el reto de las elecciones autonómicas de Andalucía y Asturias del próximo 25 de marzo. Reciente aún la abrumadora victoria electoral del 20-N, Mariano Rajoy acude a la cita con el laurel de los ganadores y con un partido en el que priman la cohesión y la unidad. Todo lo contrario de lo visto en Sevilla hace sólo dos semanas en el conclave del PSOE, donde el partido que acaba de perder las elecciones generales con una derrota histórica acabó fracturado en dos, con Rubalcaba elegido como secretario general por apenas la mitad de los delegados. En el caso del Partido Popular destaca el apoyo a su presidente, de acuerdo con la encuesta efectuada para LA RAZÓN por NCReport entre militantes del PP, que cifra en el 80,3% el índice de respuestas que consideran indiscutible el liderazgo de Mariano Rajoy. Es, además, un presidente que sabe conectar con los jóvenes, en opinión de un 53,4% de los preguntados y, ante todo, representa para la inmensa mayoría de los populares (el 93,2%) la defensa del derecho a la vida y los valores cristianos.

A lo largo de este fin de semana, el Partido Popular no tiene pendiente ningún gran debate ideológico, pues la mayoría considera que representa bien sus valores y expectativas, pero sí debe renovar sus cargos directivos, y todo apunta a que la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal, repetirá en el cargo, o al menos, ésa es la opinión del 73,1% de los militantes consultados.

Tampoco Rajoy deberá hacer frente a grandes disensiones, ya que la misma encuesta revela que el 69,1% de la militancia del partido comparte las medidas económicas aplicadas por el presidente del Gobierno. Pero los encuestados son muy conscientes de que buena parte de los pésimos efectos de la crisis se debe a la corrupción, y señalan, en un 92,9%, que el Congreso debería tratar este asunto y la exigencia de sanciones para los responsables. La encuesta que hoy publica LA RAZÓN también destaca que el cónclave popular debería debatir el asunto de la Nación española (con un 66,3% de respuestas), la educación de excelencia (53,7%) y el matrimonio homosexual (32,7%).

El Congreso tiene la obligación de preparar la transformación de un partido articulado para luchar en la oposición hacia otro con la responsabilidad del Gobierno de España, con todo lo que ello supone de renovación. Por eso no debería reducirse a un simple paseo militar para un presidente que afronta estos días los primeros efectos de las duras reformas acometidas por el Gobierno, y que haría bien en escuchar con atención lo que tengan que decirle los compromisarios enviados a Sevilla desde toda España.