Benedicto XVI visitará la República Checa el 28 de septiembre

Benedicto XVI visitará la República Checa en torno a la festividad del patrón nacional, San Venceslao, que se celebra el 28 de septiembre.
"Su santidad agradeció la invitación y confirmó su visita a finales de septiembre de este año, cuando celebramos la memoria del santo nacional San Venceslao. El Papa debería pasar dos o tres días en la República Checa", indicó hoy Radim Ochvat, portavoz del Castillo de Praga, sede de la presidencia.
El nuncio apostólico en la capital bohemia, Diego Causero, transmitió hoy al presidente del país, Vaclav Klaus, un mensaje de agradecimiento del Papa, tras la invitación cursada por el máximo dignatario.
Ambos abordaron también los preparativos del viaje, informó Ochvat.
Brno, segunda ciudad de la nación centroeuropea, podría ser también escenario de una celebración eucarística en el aeródromo de Turany, según informaron a Efe fuentes del Gobierno regional de Moravia del Sur.
El antecesor de Benedicto XVI, Juan Pablo II, visitó Checoslovaquia en 1990 y, tras la escisión del país, la República Checa en 1995 y 1997.
La República Checa es uno de los pocos países de la posterior etapa comunista que no ha firmado un concordato, y además la jerarquía católica ha tratado sin éxito de recuperar propiedades incautadas durante el comunismo, y ha perdido un litigio judicial acerca de la titularidad de la Catedral de San Vito.
El Parlamento checo no ratificó en 2003 un tratado internacional suscrito el año anterior por ambos gobiernos.
Con excepción de templos y conventos, los legisladores en estos veinte años de democracia tampoco han alcanzado un consenso sobre la forma de restituir las confiscaciones practicadas contra la Iglesia Católica y otras confesiones religiosas en la época anterior.