Entidades antinucleares piden el cierre de Garoña aunque sus beneficios se invirtieran en renovables

La coordinadora catalana 'Tanquem les Nuclears - 100% Renovables' pidió hoy el cierre de la central nuclear de Garoña (Burgos) y mostró su "rotunda oposición"a que continúe funcionando más allá del 5 de julio, fecha de caducidad de su permiso, a pesar de que destine parte de sus beneficios al fomento de las energías renovables.


Los ecologistas instaron en un comunicado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a que decida entre la protección del medio ambiente o los intereses económicos de los propietarios de una central nuclear "vieja y peligrosa", además de "sobradamente amortizada".