Irlanda da la espalda a la conservadora Fianna Fail

La situación que vive Irlanda se diferencia poco o nada del panorama de su vecino británico. La formación Fianna Fail, a la que pertenece el primer ministro irlandés, Brian Cowen, perdió el pasado fin de semana la opción de conseguir dos escaños del Parlamento y cosechó una histórica derrota en las elecciones locales, quedando por detrás de Fine Gael, actual partido de la oposición.
Al cierre de esta edición, no se habían hecho públicos los resultados de las europeas, pero los sondeos también preveían un duro fracaso que podría sellar el futuro de Cowen. Fianna Fail ha dominado la política irlandesa desde los años 30, pero ahora los votantes están enfadados por haber tenido que pagar la factura de una doble crisis fiscal y financiera, que ha dejado al país sumido en su peor recesión hasta ahora. El electorado ha utilizado las urnas para dar escarmiento, pero ha dejado claro que su postura euroescéptica es cosa ya del pasado. Según las primeras estimaciones, los partidos preeuropeos habrían conseguido el mayor apoyo dejando sin posibilidades a que Libertas –responsable del «no» al Tratado de Lisboa– obtuviera algún escaño en la eurocámara.