Irlanda da la espalda a los candidatos euroescépticos europeos

El recuento de las primeras preferencias de voto en los comicios europeos celebrados en Irlanda sugieren que el electorado ha dado la espalda a los candidatos opuestos a la ratificación del Tratado de Lisboa y apuntan a una victoria del democristiano Fine Gail sobre el gobernante Fiana Fail.
De los 12 eurodiputados que le corresponden a Irlanda, sólo el socialista Joe Higgins, crítico de las instituciones comunitarias, tiene posibilidades de obtener un escaño por la circunscripción de Dublín, donde los dos primeros puestos han sido para el democristiano Fine Gael y el Partido Laborista, segunda y tercera fuerza política en el Parlamento nacional (Dáil).
El cómputo de los sufragios de estas elecciones continuará durante el resto de la noche y hasta mañana no se conocerán las cifras definitivas ya que aún quedan por contar las transferencias de votos entre candidatos, según establece el sistema irlandés.
El sistema electoral irlandés es complejo.
El votante recibe una papeleta con la lista de candidatos, enumerados por orden alfabético, en la que debe señalar la casilla de su favorito con el número "1", pero puede designar a un segundo candidato con el número "2"y así sucesivamente, de manera que su voto puede ser utilizado tantas veces como sea necesario.
Así algunas formaciones pueden aumentar su número de escaños gracias a los votos de segundas, terceras y sucesivas preferencias.
Por partidos, la primera preferencia de voto después de las 20.00 horas GMT era para el Fine Gael, con un 31,13 por ciento, seguido del centrista Fianna Fail del primer ministro, Brian Cowen, con un 23,62 por ciento, y el Partido Laborista, que lograba un 16,92 por ciento.
El Sinn Fein, el único partido con representación en Dáil opuesto al Tratado de Lisboa, obtenía un 12,1 por ciento y los Verdes, socios minoritarios en el Ejecutivo de Dublín un 2,6 por ciento, muy por debajo de sus expectativas.
Aunque quedan por contar las transferencias de votos, parece claro que la única eurodiputada del Sinn Fein, Mary Lou McDonald, perderá su escaño en la Eurocámara en ese distrito electoral.
La situación en las otras tres circunscripciones es muy similar, pues los dos primeros puestos están copados por candidatos de formaciones partidarias del texto comunitario, es decir, todas menos el Sinn Fein y Libertas, el nuevo partido fundado por el empresario Declan Ganley, uno de los artífices de la victoria del "no"en el referéndum de 2008.
Según los observadores, Ganley y sus otros dos candidatos tienen muy pocas posibilidades de hacerse con un asiento en el Parlamento de Estrasburgo, aún después de recibir transferencias de sufragios de otros candidatos eliminados.