IU expulsa de la dirección a tres líderes del sector crítico con Llamazares

En el caso de Alcaraz, estaba previsto que siguiera dentro de la Comisión, dejando su cargo de secretario de Relaciones Políticas para pasar a ser vocal. Sin embargo, en su intervención en la reunión de esta mañana, el dirigente andaluz anunció que dimite de todas sus funciones en la Comisión, según informaron fuentes de la Presidencia a Europa Press.
Meyer, por su parte, cesa como coordinador ejecutivo de Política Internacional y no ocupará ningún otro cargo en la Comisión, igual que sucede con el hasta ahora adjunto a Areas, Manuel Monereo. Tras esta remodelación, la responsabilidad de relaciones políticas será cubierta por los diferentes responsables de la Comisión, mientras que de las tareas de Meyer se ocupará la comisión internacional de IU.
Según la resolución, la Presidencia adopta estos cambios «ante la situación de excepcionalidad electoral en el trabajo de IU y para mejorar su capacidad de dirección colectiva y coherente con la línea política aprobada». También establece tres nombramientos, que son los de Presentación Urán como responsable adjunta a la Coordinación de Areas y Programa y Carlos Guirbau como responsable de Foros Sociales dentro de la secretaría de Movimientos Sociales y miembro de la Comisión Permanente de IU Federal.
El tercero de los nombramientos tiene una relevancia especial y es el de Antonio Cortés como responsable adjunto de Organización y Finanzas, responsable de Extensión Organizativa y Censos de IU, y miembro de la Comisión Federal. Esta relevancia se debe a que la Presidencia aprobó hoy crear una responsabilidad específica de censos de afiliados en la persona de Cortés, dentro de la Secretaría de Organización, una vez constatado en el proceso de primarias para las elecciones generales los «errores, dificultades y clarísimas insuficiencias en los censos de IU».

REGULARIZAR LOS CENSOS
La resolución constata la existencia de problemas en los censos, «mucho más importantes» en la federación andaluza, por lo que decide la creación de una responsabilidad específica de censos de afiliados para Antonio Cortés, cuya tarea «más urgente debe ser la elaboración de un informe general del estado de censos de IU y su definitiva solución».
«Con respecto a la Federación de Andalucía se decide la creación de una Comisión de Censo específica para ella compuesta por los compañeros de la dirección federal Manuel Cámara, Joan Josep Nuet, Antonio Cortés y Javier Alcázar, dos compañeros o compañeras de la dirección andaluza y dos compañeros y compañeras de las posiciones alternativas en Andalucía. Dicha comisión se pondrá en marcha supervisando su trabajo la Comisión Permanente Federal, dando esta un plazo acotado de confección definitiva del censo andaluz», plantea.
Para la Presidencia, la corrección de censos es un «requisito ineludible y básico para el respeto a los derechos más elementales de la afiliación y a las decisiones democráticas». Por eso avanza que pondrá «todo su empeño» en cumplir esta responsabilidad, en el marco de los Estatutos Federales.

 VALORACIÓN «POSITIVA» DE LAS PRIMARIAS
Por otro lado, la Presidencia valora «muy positivamente» el proceso de primarias a nivel nacional, con un resultado «inapelable», al tiempo que «saluda y comparte» los procesos de consenso que han tenido lugar en diferentes federaciones para la confección de las listas electorales, así como la ratificación que se ha producido de las consultas y primarias realizadas en Andalucía. Por último anima a aquellas federaciones que todavía no han cerrado sus procesos, «a que sigan estos ejemplos».
Así, la resolución apunta que la consulta a la afiliación o las primarias, si no existiese el acuerdo previo, es la posición política «más consecuente para cumplir la responsabilidad que esta Dirección Federal tiene en la definición de los criterios de composición de las listas y en la ratificación de los candidatos y candidatas al Congreso de Diputados y al Senado en la diferentes circunscripciones electorales».
En su opinión, las primarias se constituyen en un «eficaz instrumento democrático para la solución de contenciosos que parecen irresolubles». Destaca que en el País Valenci, sin embargo, se han producido «decisiones que se alejan del objetivo del consenso y de la convocatoria de primarias para la solución de las diferentes posiciones confrontadas».

PRIMARIAS EN LA COMUNIDAD VALENCIANA
Por todo ello, ante los «numerosos problemas» de censo en el País Valenciano y ante la «imposibilidad de que a través del diálogo» se hubieran producido unas candidaturas consensuadas, la Presidencia «decide la convocatoria de las Primarias en el conjunto del territorio del País Valenci, en sus tres circunscripciones, bajo la dirección de esta Presidencia, coincidiendo con el análisis que la Comisión Federal de Garantías Democráticas ha realizado en su Dictamen del día 14 de Diciembre de 2007».
«El proceso de Primarias se realizará con todas las garantías democráticas, como lo han sido en el último proceso, y para ello se aprueba la creación de una Comisión Electoral con la presencia de los miembros de la dirección federal de IU, Manuel Cámara, Joan Josep Nuet, Antonio Cortés y Javier Alcázar y los representantes de las candidaturas que se formulen y se acrediten ante la dirección federal. Esta Comisión Electoral trabajará de manera rápida para la celebración de las Primarias y será supervisada por la Comisión Permanente de IU Federal», plantea.
Según destaca, se busca «en todo momento garantizar el cumplimiento de los derechos básicos de la afiliación» y sin que esta decisión pueda considerarse, en consecuencia, una «injerencia en los asuntos propios de una Federación». Así, considera que siendo «respetables las competencias propias de la federación valenciana, las mismas han de ser aplicadas en coherencia con las normas generales de las que IU se ha dotado a través de las Asambleas Federales con los Estatutos Federales».
Finalmente, apunta que estas normas señalan «claramente» como una competencia federal el establecimiento de los criterios que han de seguirse para la composición de las candidaturas al Congreso de los Diputados y al Senado, por lo que será «en el ámbito federal en el que reside la capacidad para hacer cumplir dichos criterios que instan al acuerdo y, en caso de que éste fracase, sitúan la capacidad de propuesta de los candidatos y candidatas en el conjunto de la afiliación en cada ámbito».