Un mago de las cuerdas

Suma Flamenca 2009Guitarra: Vicente Amigo; segunda guitarra: J. M. Hierro; percusiones: P. Cámara y F. González; cante: M. Ortega y R. de Utrera; bajo eléctrico: J.M. Ruiz; violín: Alexis Lefêvre. T. del Canal. Madrid, 18-V-2009.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Ante un auditorio atestado de sus seguidores, el guitarrista cordobés presentaba su último álbum, «Paseo de Gracia», en el que han colaborado de manera destacada Enrique Morente y su hija, Estrella, Niña Pastori y Alejandro Sanz. La presentación fue sobre el papel, pues de hecho Vicente Amigo no llegó a mencionar su disco, aunque sí desarrolló muchos temas del mismo. El concierto transcurrió casi enteramente con el grupo acompañante en el escenario. Salvo dos toques en solitario, unas soleares antiguas y una taranta nueva –que dedicó a su madre–, Amigo estuvo siempre envuelto por el sonido de los instrumentos, incluidas las voces. Eso restó transparencia a su mágico toque. Resulta paradójico que él y todas las grandes figuras de la guitarra solista se arropen tanto en directo, cuando surgieron con el fin de cobrar protagonismo frente al cante o el baile. Sonido pasmosoOnce temas compusieron el concierto, intercalándose el repertorio antiguo con temas del reciente disco: «Autorretrato», «Azules y corinto», «Paseo de Gracia», «Luz en la sombra», «Pan caliente». Aparte de «Autorretrato», una soleá por bulerías –cantada por Morente en el disco–, el resto de temas fueron muy rítmicos en menor o mayor grado: rumbas, tangos, tangos-rumbas, bulerías. Vicente, que es también un gran compositor, yuxtapone compases y pasa del tanguillo a las bulerías con un facilidad pasmosa, como pasmoso es el sonido puro que saca a sus guitarras y que lo caracterizan de manera tan particular. Los cantaores en gira, sustitutos de las estrellas del álbum, estuvieron al nivel exigido, lo que no es tarea fácil al tener que intervenir de manera dosificada y puntual. Pero por debajo o por encima del ritmo se pudo apreciar también que Amigo ha vuelto pertrechado de ideas musicales originales, y eso es muy meritorio. El respetable en gran parte así lo sintió y se lo agradeció puesto en pie.