Eurocopa

Luis y Raúl paz de conveniencia

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- Raúl dio ayer un paso para acercarse a la selección, aunque puede que sea demasiado tarde e insuficiente para llegar a la Eurocopa de este verano: «Sé que tengo muy difícil ir a la selección», dijo ayer el capitán del Real Madrid, junto a Luis Aragonés, en una conferencia de prensa en la sede de la Federación. Los dos juntos, al fin, en concordia y de acuerdo en decir que no ha pasado nada, que se empieza desde cero, que aquí paz y después la Eurocopa. Aunque sin Raúl: «Lo tiene igual de complicado que los otros 40 jugadores que estamos viendo. No es un problema de que no pueda ser suplente, porque Raúl ya lo ha sido conmigo. La conversación es para que se acabe la especulación. España estaba medio dividida y queremos acabar con eso. Si considero que debo convocarlo, lo haré y si considero que no, no lo haré», dijo el seleccionador.

Ginés Carvajal, representante de Raúl, hizo de intermediario la semana pasada y ayer por la mañana Raúl y Luis Aragonés se reunieron en Las Rozas, la sede de la Federación, para alcanzar la paz. Raúl quiere que se le separe de las filtraciones y de los gritos constantes que piden al se- leccionador que lleve al madridista; y Luis Aragonés pretende quitarse la presión de encima, que dejen de preguntarle si hay algo personal en su distanciamiento con Raúl. «No ha habido guerra entre ambos. No tenemos nada el uno contra el otro y mi decisión de no convocarle ha sido por motivos únicamente deportivos, porque no lo he creído conveniente», insistió el seleccionador, que se iba enfadando según pasaban los minutos.

El futbolista estaba más tranquilo y habló mucho menos. Dio su mensaje, el de olvidar lo pasado, como si en el Mundial de Alemania no hubiese habido un enfrentamiento. Todo olvidado: «Realmente, no ha ocurrido nada importante. Está claro que en la relación entre técnico y jugadores siempre hay malentendidos, pero en el tiempo que he estado a su cargo, lo único que puedo decir es que las cosas han ido bien. No hay que mirar para atrás sino al frente. La selección española está por encima de que vaya o no vaya», insistió Raúl. El madridista, además, pidió tranquilidad: «Ahora, hay que apoyar al seleccionador y al grupo. Sé que lo tengo muy complicado, pero esa ilusión todavía la tengo. Quiero que se deje de especular sobre si mi entorno manda gente para apoyarme a los campos. Desde los 15 años he estado en esta Federación, que es mi casa, y lo único que quiero es lo mejor para todos y estar tranquilo».

Es lo que quiere Luis Aragonés, tranquilidad para poder trabajar sin presiones ante la cita veraniega: «El debate y el estar especulando no nos viene bien a ninguno. Lo que interesa es que se acaben todos los debates sobre el tema».

La próxima convocatoria de la selección española será el Viernes Santo para el partido contra Italia del 26 de marzo. Tras la representación de la paz de ayer, Luis, que aseguró que explicará la reunión al resto de internacionales, espera que no convocar a Raúl no sea nunca más motivo de guerra. Sería una sorpresa que no hubiese polémica, pero bastante menos sorpresa que convocarle.