Trabajadores de Pirelli se enteran de su despido antes de entrar a la fábrica

Los trabajadores de Pirelli afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) se han enterado de su situación hoy al mediodía cuando se han presentado a las puertas de la factoría de Manresa (Barcelona) para entrar a trabajar, han denunciado los trabajadores.

La dirección de la multinacional de Pirelli ha empezado hoy a hacer efectivos los despidos del ERE, que afecta a un total de 257 trabajadores de la factoría de Manresa. Una docena de guardias de seguridad contratados especialmente por la dirección de la multinacional italiana para esta jornada, comunicaban los despidos a los trabajadores en la entrada de la fábrica.
Sin previo aviso, los empleados del turno de las 13:00 horas que entraban a trabajar como es habitual en la planta de Pirelli Manresa se han encontrado a las puertas de la fábrica con una decena de guardias de seguridad. Uno de los guardias, con una lista en mano, les pedía su nombre y DNI y les comunicaba si podían entrar a trabajar en la planta, o si estaban despedidos, en este caso les entregaban una carta.
Esta misma situación se volverá a repetir a las 20:30 horas en el turno de noche, y también en el de la madrugada. Ante la forma de actuar de la empresa, los representantes del sindicato CGT se han desplazado a la Delegación de Trabajo para conseguir las listas definitivas con los nombres de todos los empleados afectados, tanto los prejubilados como los que se presentaban voluntarios para dejar la empresa.
Lágrimas, abrazos, y mucha indignación era la imagen de este mediodía en la entrada de Pirelli Manresa, así como críticas por la forma de comunicar estos despidos. Algunos trabajadores criticaban también a los sindicatos mayoritarios del comité de empresa, CCOO y UGT, que al mediodía no se encontraban en la zona.
Una de las trabajadoras despedidas, Maria Jesús Latre, mostraba su indignación por el trato recibido y por cómo se ha escogido a las personas despedidas. Latre ha explicado el caso de una compañera y su esposo que trabajan en la fábrica y, con la esperanza de que ella conservara el empleo, él se presentó voluntario para abandonar la empresa, pero este mediodía a ella le han comunicado el despido.
En representación de USOC, Javier Sánchez Serrano, ha mostrado su malestar por cómo se ha producido los despidos, "lo han hecho de la peor manera que sabían"y no les han facilitado información alguna. Entre treinta y cuarenta personas se han presentado voluntarias para abandonar la empresa, otras 88 serán prejubiladas, y el resto, hasta 257, serán despedidos.