La maldición del “autobús mágico” de Alaska por el que todos se juegan la vida

Se encuentra en un peligroso sendero al que es muy difícil de acceder

Para alcanzar el vehículo, los visitantes deben cruzar las agitadas aguas del río Teklanika (El “Rubicón”, como lo denominó él en su diario)
Para alcanzar el vehículo, los visitantes deben cruzar las agitadas aguas del río Teklanika (El “Rubicón”, como lo denominó él en su diario)

En 1992, un joven de Estados Unidos apasionado por los viajes llamado Christopher McCandless se graduó, vendió todas sus pertenencias y se fue a vivir solo a Alaska. McCandless vivió dentro de un autobús durante unos meses, pero su viaje se detuvo en un sendero bloqueado por el río Teklanika.

Un grupo de cazadores encontraron su cuerpo dentro del autobús, en un saco de dormir. Además, encontraron una nota en la puerta del autobús: “S.O.S., necesito ayuda. Estoy herido, cerca de morir, y demasiado débil para hacer una caminata. Estoy completamente solo, no es ningún chiste. En el nombre de Dios, por favor permanezcan aquí para salvarme. Estoy recolectando bayas cerca de aquí y volveré esta tarde. Gracias, Chris McCandless. ¿Agosto?”, rezaba el texto de la nota.

No duró mucho el sueño del joven de 24 años, que lo escribió en su diario e inspiró el libro de 1996 “Into the Wild” y la película del mismo nombre de 2007. Esto inspiró a muchos jóvenes, que intentaron emular los viajes de McCandless. Sin embargo, al hacerlo ponen en riesgo sus vidas. A pesar de las advertencias, la gente todavía parece decidida a visitar el autobús.

Para alcanzar el vehículo, los visitantes deben cruzar las agitadas aguas del río Teklanika (El “Rubicón”, como lo denominó él en su diario). El pueblo más cercano está a unos 50 kilómetros de distancia. Dos personas han muerto tratando de hacerlo. La más reciente, Veramika Maikamava. la joven se tropezó y soltó la cuerda que tenía tendida sobre el río. Debido a la mochila mojada y la fuerte corriente, pasó alrededor de 5 minutos bajo el agua. Su esposo, con el que viajaba, intentó reanimarla, pero sin éxito. Curiosamente, falleció a la misma edad que McCandless.

A principios de esta semana, cinco turistas que estaban por la zona tuvieron que ser rescatados. Entre 2009 y 2017 hubo 15 operaciones de búsqueda y rescate relacionadas con el autobús. Una turista suiza de 29 años falleció al cruzar el río, dos grupos de senderistas fueron evacuados en helicóptero, dos senderistas estadounidenses fueron arrastrados por la corriente y un turista belga de 42 años quedó atrapado en la orilla del río.

A día de hoy, el autobús está en mal estado y las ventanas han desaparecido. Una cervecería en Healy ya instaló la réplica del autobús que fue usada en la película y los turistas optan por visitar la réplica en lugar de ir hasta el original. Este autobús parece maldito, y todos lo temen. Aunque son muchos los que lo quieren conocer.