Racismo en EE UU: Un padre y su hijo, detenidos por el asesinato de un negro en Georgia

Ahmaud Arbery salió a correr por el vecindario. El dúo criminal creyó que era un ladrón y le dispararon a bocajarro. Hasta el presidente Donald Trump reconoce haber visto las atroces imágenes

Former police officer Gregory McMichael, 64, poses for a booking photo after he and his son were arrested in Brunswick
El ex policía Gregory McMichael, 64, y su Travis McMichael en la imagen el día de su detención en BrunswickGlynn County SheriffÕs OfficeReuters

Indignación e ira en todo Estados Unidos después de que se haya conocido quién asesinó al joven Ahmaud Arbery el pasado 23 de febrero y que hayan pasado más de dos meses hasta que se han presentado cargos de asesinato contra un padre y su hijo.

La Oficina de Investigación de Georgia se defiende, pues una vez que les entregaron el caso “nos dimos cuenta muy rápidamente de que había pruebas sólidas para acusarlos de homicidio culposo y asalto agravado”, indicó el director de la GBI, Vic Reynolds, en declaraciones recogidas por la agencia AP.

La investigación continúa ahora que Gregory y Travis McMichael, padre e hijo, han ingresado en la cárcel del condado de Glynn, después de haber disparado a Ahmaud Arbery, de 25 años, el pasado 23 de febrero. “Se removerán todas las piedras”, señaló Reynolds.

Sin embargo, al ser preguntado si hubo una intención racial detrás del tiroteo, ya que los McMichael son blancos y Arbery era afroamericano, Reynolds contestó que “no hay crímenes de odio en Georgia. No los hay. Es uno de los cuatro o cinco estados que no los tiene”.

Según confesaron los McMichaels a la Policía, persiguieron a Arbery, junto a otra persona que los grabó en vídeo, después de que lo vieran corriendo por el barrio. Entonces, el padre y el hijo pensaron que se parecía a un ladrón al que habían grabado las cámaras de seguridad.

Jogger Ahmaud Arbery shooting in Brunswick, Georgia.
Manifestación hoy en Brunswick, Georgia, reclamando justicia para el corredor negro asesinado en febreroERIK S. LESSEREFE

La madre de Arbery, Wanda Cooper Jones, ha manifestado que su hijo, un ex jugador de fútbol americano, estaba corriendo en el barrio de Satilla Shores antes de que fuera asesinado aquel fatídico domingo por la tarde.

El caso ha saltado a la opinión pública de todo el país esta semana, después de que se filtrara unas imágenes grabadas con un móvil y compartidas en redes sociales, desatando una ola de indignación en Estados Unidos.

Los familiares y amigos de Arbery celebraron la noticia de la detención, pero también expresaron la frustación por la larga espera en la resolución del caso.

“Esto debería haber ocurrido el día que pasó”, aseveró Akeem Bajer, uno de los mejores amigos de Arbery en Brunswick. “Si no llega a ser por el vídeo esto no hubiera ocurrido. Solo me alegra que está todo muy claro respecto a la situación”.

Handout photo of Ahmaud Arbery
Ahmaud Arbery, asesinado en Brunswick, Georgia, el 23 de febrero HANDOUTReuters

Benjamin Crump, abogado del padre del joven, Marcus Arbery, dijo que era atroz que se hubiera tardado tanto en detenerlos.

Este es el primer paso hacia la justicia”, señaló Crump en un comunicado recogido por AP. “Este dúo de padre e hijo homicidas se tomaron la ley por su mano. Es una parodia de la justicia que ambos hayan disfrutado de su libertad durante 74 días después de quitarle la vida a un joven negro que simplemente estaba corriendo”.

El GBI anunció las detenciones tan solo un día después de que comenzara su propia investigación, por petición de un fiscal. Los cargos de asesinato culposo contra Gregory McMichael, de 64 años, y Travis McMichael, de 34, significan que la víctima fue asesinada durante la comisión de un delito grave subyacente, en este caso asalto agravado. Los cargos no requieren intención de asesinar.

El GBI informó que los McMichaels “confrontaron a Arbery con dos armas de fuego. Durante el encuentro, Travis y McMichael dispararon y mataron a Arbery”. Reynolds añadió que no sabía si los McMichaels tenían ya un abogado que quisiera hacer declaraciones al respecto.

Policía jubilado

Justo el año pasado, Gregory McMichael se jubiló como investigador del fiscal del condado del distrito de Glynn, Jackie Johnson. La conexión con la fiscal hizo que tuviera que recusarse. Fue entonces cuando George E. Barnhill, fiscal del distrito de Waycross, asumió el caso, antes de que también se recusara porque su hijo trabaja en la oficina de Johnson.

Finalmente ha sido el fiscal Tom Durden el que ha asumido el caso. Durden desea que sea el gran jurado el que decida si los cargos están justificados, pero las cortes en Georgia todavía están cerradas debido al coronavirus.

El abogado defensor de Brunswick, Alan Tucker, reconoció ayer que él fue la persona que compartió el vídeo con una cadena de radio. No dijo, eso sí, cómo obtuvo las imágenes. En un comunicado, Tucker dijo que no respresentaba a ninguno de los involucrados. Compartí el vídeo “porque mi comunidad está siendo destrozada por acusaciones y suposiciones erróneas”.

Las imágenes muestran a un hombre negro corriendo por un sendero en el vecindario. La camioneta se para en la calle, delante de él. Uno de los hombres blancos está de pie en la parte trasera de la pick-up, y el otro en la puerta del conductor.

El corredor intenta adelantar la pick-up por el lado del copiloto. Poco después se escucha un disparo. El corredor forcejea con el hombre que porta un rifle. Luego se escucha un segundo tiro, el corredor se defiende. Un tercer disparo a bocajarro. El corredor se desploma en el suelo.

Trump, horrorizado

La indignación causada por este horrible crimen ha alcanzado la Casa Blanca, donde el presidente Donald Trump ofreció sus condolencias a la familia de Arbery.

He visto las imágenes y son muy, muy, perturbadoras”, reconoció Trump en la cadena Fox News. " Me parte el corazón, es tan fuerte, violento", añadió el presidente. “Que se haga justicia es como se resuelve el problema. Está en manos del gobernador y estoy seguro de que hará lo correcto”.