¿Por qué ha construido Irán una réplica de un portaaviones de Estados Unidos?

El régimen de los ayatolás ha levantado una maqueta casi a escala real del “Nimitz”, el buque que patrulla en el estrecho de Ormuz

En otro de sus movimientos provocativos contra Estados Unidos, Irán ha construido la maqueta de un portaaviones en su costa sur para posibles ensayos de ataque con munición de guerra. Se trata de la réplica de los portaviones clase “Nimitz” de la Armada estadounidense, que suele patrullar en el estrecho de Ormuz.

La réplica lleva 16 maquetas de aviones caza en su cubierta, de acuerdo con las fotos satelitales de Maxar Technologies. Parece tener unos 200 metros de largo y 50 de ancho. Un “Nimitz” verdadero tiene más de 300 metros de largo y 75 de ancho. La maqueta se encuentra a corta distancia de la playa de estacionamiento en la cual la Guardia Revolucionaria presentó un centenar de botes veloces en mayo, de los que suele emplear en los enfrentamientos entre marinos iraníes y la Armada estadounidense. Están pertrechados con ametralladoras montadas y misiles.

Como recoge la agencia AP, los analistas de inteligencia llevaban advirtiendo desde enero, tras la muerte del general Suleimani a manos de Estados Unidos, de la construcción de esta enorme maqueta.

Si bien las autoridades iraníes no lo han reconocido, la aparición de una réplica del portaaviones “Nimitz” en la portuaria ciudad de Bandar Abbas indicaría que la Guardia Revolucionaria se está preparando para repetir un simulacro de hundimiento que realizó en 2015. En febrero de ese año, los guardianes realizaron un ejercicio militar llamado “Gran Profeta 9”, y durante ese simulacro atacan la maqueta con botes disparando con ametralladoras y cohetes y finalmente la destruyen con misiles tierra-mar.

Imagen satelital de Maxar Technologies en la que se ve el falso portaaviones en la costa de Bandar Abbas
Imagen satelital de Maxar Technologies en la que se ve el falso portaaviones en la costa de Bandar Abbas AP

Los portaaviones estadounidenses son depósitos de municiones muy grandes que albergan muchos misiles, cohetes, torpedos y todo lo demás”, dijo el entonces jefe de la Marina de la Guardia Revolucionaria, Ali Fadavi, en la televisión estatal en ese momento.

Ese ejercicio, sin embargo, se produjo cuando Irán y las potencias mundiales permanecieron encerradas en negociaciones sobre el programa nuclear de Teherán. Hoy, el acuerdo nacido de esas negociaciones está hecho jirones. El presidente Donald Trump retiró unilateralmente a Estados Unidos del acuerdo en mayo de 2018. Irán respondió más tarde abandonando lentamente a casi todos los firmantes del acuerdo, aunque todavía permite a la ONU acceder a sus instalaciones nucleares.