“Eid Al Daha” insólito: La fiesta del Sacrificio con mezquitas vacías y sin apenas matanza

La pandemia del nuevo coronavirus y la crisis económica derivada deja estampas inéditas en la celebración de la comunidad musulmana

Iman al-Ali sits with her family in a room in Tripoli
Una familia se prepara para celebrar la fiesta del sacrificio más insólita por la pandemia y la crisis económica FOTO: MOHAMED AZAKIR Reuters

Desde Marruecos hasta Indonesia, los musulmanes celebran hoy el Eid Al Daha (la fiesta del Sacrificio) con mezquitas vacías y con escasas porciones de cordero. Es común que en este día los corderos sacrificados vayan a ser repartidos entre los más pobres, pero la crisis económica, acrecentada por la pandemia, y la galopante inflación ha obligado a celebrar este año la fiesta sin la matanza de muchos animales y un viernes de oración sin reuniones en las mezquitas. El Líbano lleva desde el jueves con la movilización general, una especie de toque de queda y los negocios no esenciales cerrados, por el fuerte repunte de casos de coronavirus en este mes de julio, con una media de 150 contagios diarios.

La medida se implementará hasta el lunes y de nuevo se cerrará el país otros cinco días más a partir del próximo jueves. La típica estampa de los corderos colgados en las carnicerías de los barrios musulmanes o colas en los mataderos para sacrificar al animal ha cambiado por neveras vacías de paletillas de cordero.

“No ha habido demanda. El precio del cordero este año es prohibitivo, asi que tengo el frigorífico de la carnicería vacío”, explica a LA RAZÓN Hassan, un carnicero del barrio musulmán de Hamra.

La Libra Libanesa ha perdido el 80 de su valor frente al dólar y la inflación ha subido a más del 70% en los productos alimentarios. Muchas familias se sentarán hoy a la mesa con un menú vegetariano porque ya no pueden comprar carne. A ello hay que añadir los cortes de luz, de una media de 20 horas diarias, que hacen más difícil quedarse en casa con temperaturas de más de 30 grados.

El alto numero de contagios durante julio ha llevado a las autoridades a tomar medidas drásticas como volver a cerrar bares, restaurantes y centros comerciales y se mantendrán cerradas todas las mezquitas a los fieles para evitar las aglomeraciones.

Celebración en Irak

En otros países de la región como Irak también se ha decretado el cierre total y toque de queda desde hoy hasta el 9 de agosto para evitar las reuniones y las aglomeraciones. Además de restringir la movilidad entre localidades y de las personas que solo tendrán permitido ir a comprar al supermercado o la farmacia, las autoridades iraquíes han desplegado a las fuerzas de seguridad en las calles para multar a todo aquel que se salte las medidas sanitarias como llevar la mascara obligatoria y respetar la distancia social. Irak ha registrado máximos históricos de más de 2.000 contagios por día desde finales de junio. Irak suma más de 110.000 casos confirmados de covid-19.

Estampas en Kuwait y Libia

En el vecino Kuwait, las autoridades están reduciendo el toque de queda y permiten las oraciones en las mezquitas durante las vacaciones. Por otro lado, en el emirato de Omán se instituyó un nuevo toque de queda y la prohibición de viajes nacionales para Eid al Adha.

Libia es otro de los países árabes que se ha sumado a las mediadas de confinamiento durante la fiesta religiosa. Así, el Gobierno de Unidad Nacional (GNA), reconocido por la ONU, impuso el cerrazón total desde el jueves y durante cinco días para reducir la propagación de la pandemia de coronavirus en el país, donde ya se han registrado más de 3.400 casos.

Erdogan pide precaución

En Turquía, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, advirtió del peligro de un nuevo brote de coronavirus durante la Fiesta de Sacrificio y pidió a la población “tener muchísimo cuidado y respetar las medidas para prevenir los contagios de COVID-19 a lo largo de Eid al-Adha.

“Higiene, mascarillas, distancia social, tenemos que tener mucho cuidado. Debemos reducir al mínimo el límite (cifra de contagiados) de esta forma para que podamos librarnos de esta lacra”, dijo el mandatario turco, que recordó que la festividad este año coincide con la reapertura de la Gran Mezquita de Santa Sofía”.

Conversaciones de paz en Afganistán

En Afganistán, la festividad del Eid al Adha ha servido para iniciar conversaciones de paz y un alto el fuego. Así, los talibanes anunciaron que detendrán todas las operaciones durante los 5 días de festividades. “Para que los compatriotas pasen los días y noches de Eid al Adha en una mayor seguridad y alegría, se ordena a los muyahidines que detengan las operaciones ofensivas contra las fuerzas enemigas durante los tres días y noches del Eid al Adha”, señaló en un comunicado el grupo insurgente.

Ejecutivo afgano respondió con reciprocidad y el presidente afgano, Ashraf Ghani, anunció que “completará pronto la liberación de los 5.000 presos talibanes, como parte del intercambio con prisioneros con las fuerzas de seguridad” y para demostrar “el compromiso” del gobierno con el proceso de paz.