Obsesionado con el 5G, así era el suicida que devastó Nashville

“El mundo nunca me olvidará”, le dijo a un vecino antes de volar por los aires el centro de la ciudad de Tennessee en Navidad

Thumbnail

En los días previos a la detonación de una bomba en el centro de Nashville en Navidad, Anthony Quinn Warner cambió su vida de una manera que sugiere que nunca tuvo la intención de sobrevivir a la explosión que lo mató e hirió a otras tres personas. Warner, de 63 años, regaló su automóvil y le dijo al destinatario que tenía cáncer. Un mes antes del atentado, firmó un documento que transfirió su antigua casa en un suburbio de Nashville a una mujer de California por nada a cambio. El consultor informático le dijo a un empleador que se jubilaba.

Pero no dejó ninguna pista para explicar por qué provocó la explosión en su caravana aparcada o reprodujo un mensaje advirtiendo a la gente que huyera antes de que dañara docenas de edificios y dejara sin servicio de telefonía móvil en la zona. El FBI centra su investigación en examinar si el presunto suicida realizó esta acción por su miedo a la tecnología 5G.

Un vecino recordó una conversación reciente con Warner que ahora, en retrospectiva, resulta siniestra. Rick Laude le contó a The Associated Press el lunes que vio a Warner frente a su buzón menos de una semana antes de Navidad y se detuvo para hablar. Después de interesarse por su madre, Laude le preguntó: “¿Papá Noel te traerá algo bueno para Navidad?”, Warner sonrió y dijo: “Oh, sí, Nashville y el mundo nunca me olvidarán”, recordó Laude. Laude dijo que no pensó mucho en el comentario y pensó que Warner solo quería decir que “algo bueno” le iba a suceder económicamente. Se quedó sin palabras cuando se enteró de que las autoridades habían identificado a Warner como el atacante. “Nada de este hombre levantó ninguna señal de alerta”, dijo Laude. Mientras los investigadores continuaban buscando un motivo, el video de la cámara publicado el lunes por la noche por la policía de Nashville ofreció más información sobre los momentos previos a la explosión y sus consecuencias.

La grabación de la cámara del oficial Michael Sipos muestra a los oficiales que pasan junto a la caravana estacionada al otro lado de la calle mientras suena la advertencia grabada y luego ayudan a las personas a evacuar lavzona después de la estruendosa deflagración fuera de cámara. Las alarmas y las sirenas de los coches suenan cuando la policía llama a todo el personal disponible y la gente tropieza por las calles del centro llenas de cristales. David Rausch, director de la Oficina de Investigaciones de Tennessee, asegura que las autoridades esperan establecer un motivo, pero que no siempre se puede. “La mejor manera de encontrar un motivo es hablar con el individuo. No podremos hacer eso en este caso “, ha dicho Rausch en una entrevista en el programa” Today “de NBC. Los investigadores están analizando las pertenencias de Warner recolectadas durante la investigación, incluidos un ordenador y un disco duro, y continúan entrevistando a los testigos mientras intentan identificar un posible motivo, según un funcionario policial. Una revisión de sus transacciones financieras también descubrió compras de componentes potenciales para fabricar bombas, indicó el funcionario.

Warner había regalado recientemente un vehículo y le dijo a la persona a la que se lo había dado que le habían diagnosticado cáncer, aunque no está claro si realmente tenía cáncer, explicó el funcionario. Los investigadores utilizaron algunos elementos recolectados del vehículo, incluido un sombrero y guantes, para cotejar con el ADN de Warner, y se tomó el ADN de uno de los miembros de su familia, dijo el funcionario.

Warner también aparentemente regaló su casa en Antioch, Tennessee, a una mujer de Los Ángeles un mes antes del atentado. Un registro de propiedad con fecha del 25 de noviembre indica que Warner transfirió la casa a la mujer a cambio de nada. La firma de la mujer no está en ese documento. Warner había trabajado como consultor informático para el agente inmobiliario de Nashville, Steve Fridrich, quien le dijo a la AP en un mensaje de texto que Warner había dicho que se jubilaría a principios de este mes. Un informe policial publicado el lunes mostró que el único arresto de Warner fue por un cargo relacionado con marihuana en 1978.

Parece que la intención era más la destrucción que la muerte, pero nuevamente, todo eso sigue siendo especulación en este momento mientras continuamos con nuestra investigación con todos nuestros socios “, dijo Rausch. Los funcionarios no han proporcionado información sobre por qué Warner seleccionó la ubicación particular para la explosión, que dañó un edificio de AT&T y causó estragos en el servicio de telefonía móvil y las comunicaciones policiales y hospitalarias en varios estados del sur. Para el lunes, la compañía dijo que la mayoría de los servicios se habían restaurado para residentes y negocios.

Los analistas forenses estaban revisando pruebas en el lugar de la explosión para tratar de identificar los componentes de los explosivos, así como la información del Centro de Datos de Bombas de EE. UU. para obtener pistas de inteligencia e investigación, según un funcionario policial que dijo que los investigadores estaban examinando la huella digital y financiera de Warner. El funcionario, que habló con la AP bajo condición de anonimato, dijo que los agentes federales estaban examinando una serie de pistas potenciales y persiguiendo varias teorías, incluida la posibilidad de que el edificio de AT&T fuera el objetivo. El bombardeo tuvo lugar en una mañana festiva mucho antes de que las calles del centro se llenaran de actividad. La policía estaba respondiendo a una llamada por disparos el viernes cuando se encontraron con grabación de una advertencia de que una bomba detonaría en 15 minutos. Luego, por razones que quizás nunca se conozcan, el audio cambió a una grabación del éxito de 1964 de Petula Clark, “Downtown”, poco antes de la explosión.