Un candidato presidencial ecuatoriano cree que le drogaron antes de su polémica declaración sobre la violación de niñas

Giovanny Andrade se preguntó “por qué razón tienen relaciones sexuales tan temprano” las niñas que son violadas en su país

Giovanny Andrade, candidato presidencial de Ecuador
Giovanny Andrade, candidato presidencial de EcuadorLa RazónLa Razón

El candidato a las elecciones presidenciales de Ecuador (7 de febrero) Giovanny Andrade está en el centro de la diana después de unas controvertidas declaraciones en televisión. Andrade, candidato por Unión Ecuatoriana, cree haber sido drogado en el segundo día del cara a cara organizado por el Consejo Nacional Electoral. Es la única manera que tiene para explicar sus afirmaciones sobre la violación de niñas en su país.

La polémica saltó después de que fuera preguntado en el debate sobre su propuesta de política pública en derechos sexuales y reproductivos, y cuánto dinero público destinaría a este capítulo. Entonces, el candidato respondió de esta manera: “Ecuador respeta la vida. Debemos ver cómo está cada familia, regularizada, guiada, mirada desde el Estado, debemos ver esos niños, por qué razón tienen relaciones sexuales tan temprano, debemos ver por qué los niños salen de su casa y tienen que cuidarse de los violadores. Debemos precautelar la niñez”.

Esta respuesta provocó que muchos en Ecuador se sintieran ofendidos. En las redes sociales se ganó el rechazo de muchos conciudadanos que le recriminan pensar que en una violación la culpa no es del violador sino de la víctima.

A tenor de la tormenta desatada, Andrade afirmó que teme haber bebido un café con escopolamina que le “hizo perder el contexto” de la situación, según declaraciones que dio al portal La Posta. “Estaba perdido, no sabía qué leer, yo tenía todo preparado”, dijo el candidato, quien aseguró que se realizará exámenes para comprobar si su sospecha de que fue drogado es verdad y en ese caso presentar las denuncias correspondientes. Pese a todo, Andrade no ha desechado la idea de que pudiera haber respondido así “por los nervios o el estrés”, lo que a su juicio no le permitió escuchar bien la pregunta.

Ayer martes sin embargo volvió a insistir en que fue drogado porque “jamás pude haber dicho eso, ¡es una locura!. Yo tenía todo preparado, tenía las cifras ahí en el debate, cifras de las mujeres, de las niñas violadas”.