Rusia dice que respondería “con las medidas que hagan falta” si EE UU envía tropas a Ucrania

La OTAN, preocupada por las actividades “a gran escala” de Moscú en Ucrania

Combatientes de la autoproclamada república de Lugansk
Combatientes de la autoproclamada república de LuganskALEXANDER ERMOCHENKO

La Presidencia de Rusia ha afirmado este viernes que respondería “con las medidas que hagan falta” en caso de que Estados Unidos enviara tropas a Ucrania, ante el aumento de las tensiones y el envío de militares por parte de Moscú a la zona fronteriza. El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acusó el jueves a Moscú de incrementar su despliegue en la zona fronteriza, lo que se vio seguido por las advertencias de Estados Unidos a Rusia sobre una posible “intimidación” a Kiev.

Asimismo, el Ministerio de Defensa de Ucrania indicó que el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, ha prometido al país que Washington “no dejará sola a Ucrania” en caso de que haya un recrudecimiento del conflicto, tras el traslado de tropas rusas hacia la zona fronteriza.

En respuesta, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha indicado que un posible envío de tropas estadounidenses a la zona “implicaría un incremento de la tensión cerca de las fronteras de Rusia, que tendría que tomar medidas adicionales para garantizar la seguridad”. “Todas las que hagan falta”, ha añadido.

Peskov ha manifestado además que Rusia “no es parte del conflicto ni puede garantizar un armisticio completo” en el este de Ucrania, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik. “El armisticio es entre los bandos que están en la línea de separación: las Fuerzas Armadas de Ucrania y las de las repúblicas autoproclamadas que ella desconoce”, ha zanjado.

El Kremlin ya aseguró el jueves que las autoridades están tomando medidas para “garantizar la seguridad de sus fronteras” ante el aumento de las actividades de la OTAN en la zona fronteriza con Ucrania.

El conflicto lleva abierto desde 2014 después de que las mencionadas repúblicas declararan su independencia tras un referéndum ilegal a ojos de la comunidad internacional, pero con el apoyo de Rusia, que recientemente también se había anexionado Crimea.

En la actualidad rige un alto el fuego, del que la misión de vigilancia de la Organización para Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) registra violaciones diarias que han dejado decenas de víctimas mortales.

La tensión ha ido en aumento durante las últimas semanas tras el intercambio de declaraciones entre la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia tras cumplirse siete años de la anexión de Crimea y el empeoramiento general de las relaciones por las sanciones al país euroasiático por el envenenamiento del opositor Alexei Navalni.

La OTAN

Por su parte, la OTAN manifestó su preocupación por las “recientes actividades militares a gran escala de Rusia en Ucrania y sus alrededores”, un asunto que se debatió en la reunión del Consejo del Atlántico Norte celebrada el jueves, informaron hoy a Efe fuentes de la Alianza.

"Ayer (1 de abril de 2021), los aliados se reunieron en el Consejo del Atlántico Norte para intercambiar opiniones sobre el actual entorno de seguridad en la región del Mar Negro. Los aliados compartieron sus preocupaciones sobre las recientes actividades militares a gran escala de Rusia en Ucrania y sus alrededores", indicaron.

Además, los países aliados están preocupados por “las violaciones del alto el fuego de julio de 2020, que provocaron la muerte de cuatro soldados ucranianos la semana pasada”. Según la Alianza Atlántica, “las acciones desestabilizadoras de Rusia socavan los esfuerzos para reducir las tensiones” derivados del acuerdo negociado por la OSCE en julio de 2020.

“La OTAN sigue apoyando la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Permanecemos atentos y seguimos vigilando de cerca la situación”, indicaron las mismas fuentes. El pasado 24 de marzo, tras una reunión de ministros de Exteriores de la OTAN celebrada en Bruselas, la organización destacó su unidad frente a la conducta “agresiva” de Rusia en el extranjero y la “represión” dentro de su territorio nacional, al tiempo que insistió en la importancia de reanudar el diálogo entre la Alianza y Moscú.